Archivo

Valle de Tenza atrae al sector energético

Multinacionales fijan su mirada en Oriente y Neira para generar más energía.

notitle
10 de febrero 2014 , 07:23 p.m.

El Valle de Tenza se ha ido convirtiendo en los últimos años en una de las zonas más atractivas del país para la generación de energía.

A la construcción del embalse La Esmeralda en Macanal, que surte a la Central Hidroeléctrica de Chivor, se han sumado proyectos de gran de relevancia como la línea de transmisión eléctrica que construyó Pacific Rubiales, a través de la Petroeléctrica de los Llanos, desde la subestación Chivor, que pertenece a ISA (International Society of Automation), hasta Campo Rubiales en Meta.

Dicha línea, que pasó por las servidumbres de varias veredas de Santa María y San Luis de Gaceno (7) y que transportará 230 MW, entrará en funcionamiento muy pronto.

En la región también se tienen proyectadas para los próximos años la construcción de dos represas más que serían utilizadas para generar energía: una en Campohermoso y otra denominada Guaicaramo, la cual afectaría una gran extensión de terreno de San Luis de Gaceno (cerca del 40% del área inundada del embalse quedaría ubicada en esa población). Ambos proyectos están marchando y están siendo socializados con la gente.

Sin embargo, el proyecto más vigente y que entrará en funcionamiento en el tercer trimestre de este año será el que adelanta desde el 2012 AES Chivor, consistente en una central hidroeléctrica alimentada por dos turbinas, a partir del caudal del Río Tunjita.

“La inversión del proyecto es de unos 137 mil millones de pesos financiados a través de un leasing de infraestructura a 12 años. La Central Tunjita brindará energía al Sistema Interconectado Nacional, beneficiando de esta manera a todos los colombianos. Tendrá una capacidad instalada de 19,8 MW, aproximadamente un 2% de la capacidad instalada que tiene la Central Hidroeléctrica de Chivor y cerca de un 0,1% de la capacidad instalada de la Nación”, señalaron en AES Chivor.

Hay temor por un posible daño ambiental

Mientras las empresas que explotan los recursos del Valle de Tenza garantizan millonarias ganancias con estos proyectos, la comunidad de la región teme, por ejemplo, que el Río Tunjita termine secándose por el aparente incremento del caudal que podría llegar a presentarse para abastecer la nueva Central Tunjita.

“Lo importante es que se garantice que las personas que dependen de este afluente no se van a ver afectadas y se les compense de alguna manera”, dijo Francisco Rojas, veedor.

Frente a este tema, AES Chivor resaltó que en ninguna medida la Central Tunjita afectará los recursos hídricos de la región.

“Lo que se busca es aprovechar el mismo caudal del río Tunjita que desde que comenzó este proyecto (Central Hidroeléctrica de Chivor) siempre ha llegado al embalse la Esmeralda, para que a su paso por la Central Tunjita genere energía adicional para el sistema”, dijo la empresa.

Entre tanto, las autoridades de la región piden que así como el Valle de Tenza es importante para el país por su energía, también lo sea para adelantar obras como la pavimentación de la vía El Sisga- El Secreto.

REDACCIÓN BOYACÁ SIETEDÍAS