Archivo

"Masajes de ciegos", del chino Lou Ye, un universo sorprendente

La película fue presentada el lunes en el concurso por el Oso de Oro de la Berlinale.

notitle
10 de febrero 2014 , 06:38 p.m.

El filme transporta al espectador a un mundo insospechado, en el que la falta del sentido de la vista de los protagonistas sirve para recordar que hay cosas que aunque no se vean existen, entre ellas el amor.

La película es una adaptación de la novela "Tui Na" (Masaje) del conocido escritor Bi Feiyu, ganador de muchos premios en su país, y quien contó que la idea para escribirla se le ocurrió durante un apagón en la gran ciudad sureña de Nankín. Bi Feiyu solía ir a un salón de masaje donde el personal era de invidentes.

Una noche se fue la luz y una de las masajistas lo tomó por la mano y lo sacó hasta la calle diciéndole: "se da cuenta, profesor Bi, puedo ver mejor que usted". A partir de ese momento se dijo que había siempre que respetar las limitaciones, y que los ciegos pueden penetrar en cosas que las personas con una visión normal no son capaces de percibir Rodada en Nankín, "Blind massage" cuenta la vida del doctor Wang (Guo Xiaodong), director de una clínica de masajes tradicionales chinos, y de algunos de sus empleados, entre ellos el rebelde Ma (Huang Xuan), desesperado por encontrar el amor.

Una narradora cuenta que Ma perdió la vista de niño a causa de un accidente. Su gran tristeza y su rabia aumentan a medida que crece. En la adolescencia intenta suicidarse y solo comenzará a cambiar y a sentirse mejor cuando entra a la escuela de invidentes y aprende el oficio de masajista.

Un amigo lleva a Ma una vez donde unas prostitutas y él termina enamorándose de una de ellas. El director Lou Ye dijo que había rodado su película en Nankín, pues es la ciudad donde transcurre la novela. "Me gusta Nankín, allí fue donde rodé una de mis principales películas, 'Fiebre de primavera'", recordó.

"Blind massage" capta muy bien la camaradería existente entre los empleados del salón de masajes, donde todos se ayudan y son como una gran familia. "La película es un trabajo de grupo, ligado a la intriga, con mucha cooperación, como el trabajo en el salón de masaje", dijo el realizador.

El actor Guo Xiandong destacó el trabajo de los actores invidentes, que eran trabajadores de la clínica de masajes. "Los actores ciegos son muy auténticos y sinceros, su interpretación les sale del corazón", recalcó. Contó que para prepararse estuvo yendo a una escuela de invidentes y se vendaba los ojos para estar con los alumnos. "Todo cambia, el humor cambia, la manera como te tratan también", explicó.

Zhang Lei, artista invidente, expresó su felicidad por haber trabajado en esta película. "Fue algo único, una ocasión rara, interpretar nuestras propias vidas", dijo. "No conocemos el mundo de los ciegos en otros países, pero en China la situación ha cambiado en los últimos años", notó la actriz, señalando que ahora construyen edificios sin obstáculos y se han mejorado las instalaciones en las estaciones de trenes y en el aeropuerto.

Otro actor ciego, Mu Huaipeing, dijo que trabajar en esta película había sido "una gran oportunidad" de mostrar su oficio. "Todos los actores eran como profesores para nosotros. Los conocíamos por haber oído hablar de ellos, por la radio, por la televisión y de repente estábamos juntos actuando", exclamó, indicando que hace 20 años que es masajista.

Los ciegos "no ven las cosas, pero estas existen, y para nosotros es lo mismo, hay cosas que no vemos, pero que existen", concluyó el realizador, mientras el actor Guo Xiaodong dijo que haber trabajado en esta película le ha hecho apreciar mejor lo que tiene. Todos "sentíamos una responsabilidad social, un gran sentimiento de amor, era como una gran familia", resaltó el actor.

AFP