Archivo

La emergencia de los emergentes

notitle
08 de febrero 2014 , 08:20 p.m.

Los países emergentes son como los adolescentes: propensos a los accidentes. Se caen, resbalan, los empujan, corren riesgos innecesarios... Por supuesto que, tal como nos demostraron hace poco EE. UU. y Europa, a veces las naciones maduras también se comportan de manera inmadura. El mundo aún está pagando con desempleo y pobreza las irresponsables audacias financieras de bancos, gobiernos y consumidores de los países más ricos. Y ahora nos viene una crisis en los emergentes, esos países de menores ingresos cuyas economías y el bienestar de su gente venían expandiéndose a un ritmo sin precedentes.

Hay dos preguntas de cuyas respuestas depende el pronóstico de la economía mundial. Primera: ¿contagiarán las economías emergentes a las de los países desarrollados? Segunda: ¿diferenciarán los inversores a los países emergentes “buenos” de los “malos”? En otras palabras, ¿sacarán su dinero y dejarán de invertir por un tiempo en todos los países emergentes sin hacer distinciones, o serán selectivos? Pero ¿qué significa “malo” o “bueno” en este caso? Un gobierno “malo” es aquel que sufre de necrofilia ideológica: un apasionado amor por ideas muertas; por enfoques que han sido probados y que han fracasado, pero por los cuales los poderosos sienten una irresistible atracción. Un gobierno “bueno” aprende de los errores y tiende a adoptar políticas que dan resultados y son sostenibles.

El caso de Argentina y Chile es muy ilustrativo: la economía argentina es un desastre y el gobierno de Cristina Fernández pasará a la historia como uno de los más catastróficos que ha tenido un país adicto a elegir gobernantes catastróficos. En contraste, Chile es un país cuyos gobiernos han venido haciendo las cosas bien, y de manera sostenida. Así, la economía chilena va bien y es un ejemplo para el mundo. Argentina también es un ejemplo para el mundo... de lo que no hay que hacer. Es muy racional, entonces, sacar el dinero de Argentina. Y eso están haciendo tanto argentinos como extranjeros. Las reservas internacionales han llegado a su nivel más bajo en siete años, a pesar de los controles y otras medidas punitivas que el Gobierno improvisa en respuesta a una crisis que lo desborda.

¿Cómo está capeando Chile esta crisis? Mucho mejor. Su moneda se ha devaluado en los últimos meses, pero de una manera mucho más ordenada y sin mayor trauma. Lo mismo está pasando con otras economías sólidas: Corea del Sur, México y Filipinas están sufriendo menos por esta crisis que Argentina, Ucrania o Venezuela, los tres países que, según las agencias especializadas, tienen la peor gestión económica y el mayor riesgo financiero del mundo.

Pero, ¿qué les pasó? Cuando EE. UU. y Europa estaban en recesión, los emergentes eran un pilar de la economía mundial y ahora son una amenaza. “Estos países, sobre todo los latinoamericanos, son mucho mejores manejando las crisis económicas que manejando la prosperidad”, me dijo Luis Alberto Moreno, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. “Venimos de una época de abundancia que, al atenuarse, revela las precariedades de los países emergentes que no han profundizado las reformas económicas que necesitan. Estas reformas los harían menos vulnerables a los impactos que periódicamente les vienen de afuera”, afirma Moreno.

Esta vez las economías emergentes están sufriendo una triple paliza: la caída de los precios de las materias primas que tanto exportan, el aumento de las tasas de interés internacionales y la resaca de años de abundancia vividos como si esta no fuera a acabar nunca. La primera se origina en China, la segunda en EE. UU. y la tercera es hecha en casa; un autogol que cada dispendioso gobierno emergente le marcó a su país.

¿Contagiarán los emergentes a los países más ricos? Es aún temprano para saberlo. Pero, si bien la crisis de los emergentes ya ha impactado a los más ricos (las bolsas de EE. UU., Europa y Japón tuvieron el peor enero desde el 2010), el consenso de los expertos es que, por ahora, no hay signos de que el contagio vaya a ser grave. Ojalá.

Moisés Naím