Archivo

Un Millonarios sobre planos, amenazado por un Nacional construido

Este domingo, a las 5:30 p.m., verdolagas y 'Embajadores' se enfrentarán en El Campín.

notitle
08 de febrero 2014 , 08:10 p.m.

Enfrentar al edificado y sofisticado Atlético Nacional, cuando hasta ahora van tres partidos de la Liga, puede llegar a ser un riesgo de debacle, sobre todo para un Millonarios que aún no ha mostrado tener cimientos sólidos; es más, es un equipo que no parece estar siquiera en obra negra, sino que sigue pensado sobre planos. Sin embargo, también puede ser una oportunidad de resurgimiento, si es que el equipo dirigido por Juan Manuel Lillo muestra que tiene bases. Si da señales de fútbol. Si logra una victoria. Si convence. (Lea también: 'Aún pensamos que el proyecto puede ser exitoso': directivo de Millos).

Hasta ahora el técnico español ha sorprendido, no por un fútbol deslumbrante, sino por cada alineación inverosímil, cada planteamiento exótico para el medio que parece rayar en la improvisación, con jugadores en zonas y con funciones no habituales. Claro, todo eso hace parte de la transformación futbolística que se pregona en el equipo, y que por ahora solo genera una inevitable nube oscura, una lluvia de críticas. Solo incertidumbre.

Ver a Millonarios jugar, por ejemplo, con una línea de tres en la defensa (tan abierta, tan expuesta) ha sido uno de los cambios radicales de Lillo, y que hasta ahora ha dejado inquietudes y temores. Pero esa es una de las apuestas del técnico, una apuesta que quizá requiere mucho más tiempo de trabajo, de memoria. Más partidos. Sin embargo, la demora para que ese trabajo muestre cimientos en la cancha puede generar desazón y zozobra.

Es más, el principal rival de Millos va a ser la paciencia de sus hinchas, a quienes Lillo quiere convencer con resultados, no con explicaciones. “La afición es inteligente, no hace falta que yo le ande diciendo nada. Ellos ya ven cómo se comporta el equipo”, dijo al final del juego contra Chicó, ya con la derrota a cuestas.

Ahora, preocupa que el rival que estará enfrente no será ni Chicó, ni Envigado, ni Equidad, sino el temible Nacional, ese que ha ganado sus tres partidos sin objeciones, que juega de memoria, con orden, sin especular, y que no perdona una defensa mal parada, desconcentrada o perturbada. A Alianza Petrolera le metió cinco en la fecha anterior; a Cali le hizo tres, de visitante...

Nacional ataca como si lo hiciera en manada, y si este domingo encuentra a un Millonarios sin precauciones en defensa, con esa frágil línea de tres, sin proteger sus bandas, que es donde Nacional es más fuerte, no solo le puede propinar una nueva derrota, sino que lo puede derrumbar, destrozar.

Quizá previendo esa eventual catástrofe futbolística, Lillo sorprendió en el pasado juego contra Chico al iniciar el partido dejando en el banco a quienes deberían ser sus obreros más eficaces: a Máyer Candelo, a Fabián Vargas, al goleador Dayro Moreno... El español explicó al final del partido que tenía que rotar la nómina por la intensidad de partidos: domingo, jueves, domingo, y sobre todo cuando tiene enfrente el duelo contra Nacional.

Este domingo, seguramente, si no hay ninguna idea excéntrica, Millonarios tendrá en la cancha a los jugadores más titulares y experimentados que tiene, a los que mejor puedan interpretar las ideas del entrenador.

Es una oportunidad para que Millos se reivindique. Ha tenido semanas inciertas, soportando crisis administrativas, versiones sobre supuestos vacíos financieros, la floja venta de abonos que parece irradiar incredulidad, la renuncia del efímero presidente Saldarriaga, y eso sumado a las derrotas contra Equidad y Chicó.

Que le toque enfrentar este domingo a Nacional, justo cuando requiere con excesiva urgencia una victoria, puede ser un riesgo. Por eso, este domingo, más que nunca, no puede haber un Millos improvisando. El proyecto que aún parece estar sobre planos debe comenzar a edificarse ya.

'La prioridad es la Libertadores'

Atlético Nacional pasa por su etapa final de la remodelación del equipo-2014 y parece que se ajusta a lo que había pedido su técnico, Juan Carlos Osorio, quien espera se siga reflejando este domingo, a las 5:30 p. m., (Transmite Win Sports) cuando visite a Millonarios.

La goleada 5-1 sobre Alianza Petrolera, que lo mantuvo en el liderato de la Liga, no solo llenó de confianza al grupo, sino de más pensamiento a Osorio para escoger el grupo que hará el debut en la Copa Libertadores este jueves contra Newell’s Old Boys en Medellín.

“De seguir así, cada equipo que se ponga va a ser muy competitivo. Para la Copa será difícil seleccionar el grupo de jugadores”, señaló el estratega.

Pero su siguiente reto será frente a Millonarios por la Liga: “Ojalá tengamos este mismo nivel en El Campín y podamos desarrollar un buen juego”.

Aunque también mostró intranquilidad por unos instantes del juego pasado: “Muy preocupante el inicio de los segundos tiempos. No podemos conceder ese tipo de oportunidades al rival. Creo que tenemos que ser más eficaces en el último tercio porque en otros partidos no tendremos tantas posibilidades”.

Sobre cómo espera el partido contra los ‘Embajadores’ indicó: “Podría decirse que es un partido tácticamente intrigante, ellos han mostrado en tres partidos sistemas diferentes, me parece que es un técnico que tiene una idea de juego, pero la plantea con dos o tres sistemas de juego diferentes”.

Y como suele hacer, ya tiene analizado la disposición del campo de sus rivales.

“Va a ser un juego muy intenso, ellos contra Envigado presionaron muy arriba, en el primer tiempo; luego para la segunda parte cambiaron, como siempre a uno le queda la reflexión de si el cambio fue por decisión de ellos o por la respuesta de Envigado o la combinación de ambas”.

Finalmente, el técnico reconoció la importancia de este juego, pero que su prioridad será la competición internacional.

“Hay varios factores para tener en cuenta, pero el principal es saber cuál es más importante de los dos juegos. Entendemos la importancia de un partido contra Millonarios por la rivalidad, que debe de ser futbolística, pero lo más importante para nosotros es pensar en el partido de Libertadores”.

PABLO ROMERO
Redactor EL TIEMPO

REDACCIÓN DEPORTES