Archivo

Samarios en pie de lucha para salvar árbol de caucho

El pasado viernes un grupo de obreros inició el cerramiento del lote donde se encuentra.

08 de febrero 2014 , 05:59 p.m.

José Barros está desde la madrugada del sábado en una hamaca colgada entre las ramas del centenario árbol de caucho, ubicado en la calle 22 con cuarta, en el Centro Histórico de Santa Marta, para evitar que sea talado, y así darle paso a la construcción del centro comercial Gran Bazar.

Este samario, delgado y de rastas, decidió permanecer día y noche en el árbol debido a que el pasado viernes por la tarde un grupo de obreros inició el cerramiento del lote donde se encuentra, y no les permiten el acceso a los activistas que desde el primero de febrero de este año están luchando por su conservación.

Los defensores del árbol de caucho se reunieron el pasado miércoles con el gerente del proyecto, Andrés Arango, con el propósito de presentarle una propuesta arquitectónica que lo incluya en el diseño del centro comercial y se acordó que el lunes les darían una respuesta. No obstante, el viernes fueron sorprendidos con el cerramiento del lote. Los obreros no terminaron su cometido porque una mujer se encadenó a los tubos.

"Esto lo atribuyo a que no fueron para nada ciertas sus palabras, hablamos de tomar una decisión juntos de lo qué iba a pasar y no creo que hubo respeto porque al encerrarlo nos separan del árbol y eso se puede aprovechar para cortarlo sin que nadie se dé cuenta o envenenarlo", dijo Barros.

A la iniciativa de salvar el enorme caucho, promovida en las redes sociales, se han sumado cerca de 3 mil personas con firmas de apoyo. La abogada Stephani Sánchez dijo que estas firmas serán aportadas a la acción popular, que interpondrán el lunes o martes, invocando el derecho colectivo a un medio ambiente sano.

"Como medida preventiva vamos a solicitar que se suspenda la resolución que permite la tala del árbol para que esté a salvo hasta que se resuelva la acción popular", dijo Sánchez.

El Departamento Administrativo Distrital del Medio Ambiente (Dadma) expidió el pasado 20 de diciembre la resolución 084, mediante la cual autoriza a Miguel Solano Dávila, dueño del predio ubicado en la calle 22 con la carrera cuarta, la tala del árbol de caucho y de otros seis. La decisión fue notificada ese mismo día.

En una visita de inspección realizada por el Dadma se comprobó que estos siete árboles están en buen estado fitosanitario, salvo uno de laurel que tiene comején, y que sus raíces no están ocasionando daños a las tuberías, redes eléctricas o pavimento como argumentó Solano en su solicitud de tala. Sin embargo, autorizó que sean cortados por estar interfiriendo con la construcción del centro comercial.

En compensación por la tala, el peticionario debe adquirir, sembrar y mantener por un término no menor a dos años, a partir de la fecha de siembra, 150 árboles nativos de la región, cuya altura no sea menor a un metro. Estos árboles deben ser entregados al Dadma a más tardar 30 días hábiles después de la notificación y serán sembrados en el sitio que sea concertado previamente con la autoridad ambiental.

PAOLA BENJUMEA BRITO
Corresponsal de EL TIEMPO
SANTA MARTA