Archivo

Estos son los 'gadgets' de taxis en Medellín que benefician a usuarios

Aplicaciones para Android, y GPS son solo algunas de las innovaciones del transporte público.

08 de febrero 2014 , 12:15 a.m.

 La sorpresa de mi madre al subirse a un taxi, después de algunos años de no hacerlo, fue contundente.
“Qué son todas esas pantallas”, expresó.

Se sorprendió por los dispositivos que ese móvil tenía en la consola del vehículo: un blackberry, una pantalla con GPS y un teléfono de última generación, además del radioteléfono.

En el primero, el conductor recibía servicios de una empresa de taxis y con el GPS también le reportaban carreras con otra compañía.

El teléfono celular, aunque no era de una reconocida marca, tenía una aplicación para solicitar taxis desdesde cualquier parte de la ciudad.

Esa innovación, es precisamente la herramienta que pide pista en el mercado del servicio público de taxis y se asoma como el remplazo del radioteléfono.

Según Carlos Mario Estrada, taxista en Medellín, afirma que el más conocido hoy, sobre todo entre los jóvenes, es el de Easy Taxi.

“Las facilidades es que los usuarios pueden pedir el servicio seguro desde cualquier celular. Lo malo es que puede representarle inseguridad al conductor, pues sus datos quedan en el usuario y uno no sabe de quién se trata”, acota.

Este sistema, que hoy ofrecen al menos tres empresas en el país, es descargado gratis a un dispositivo Android o I Phone y sin necesidad de una llamada telefónica.

La comunicación se desarrolla cuando el ususario envía una señal satelital desde el teléfono y los taxistas ven su ubicación y la dirección a donde deben dirigirse.

En el momento que el conductor acepta el servicio, el usuario recibe la fotografía y datos del taxista así como del vehículo.

Según Sebastián Salazar gerente general de Easy Taxi, una de las pioneras en esa innovación y con un millón de descargas de su aplicativo en un año, por medio de su servicio pueden hacer control de los conductores.
“La llegada de este sistema no solo ha cambiado la manera de pedir taxis sino la cultura de este servicio”, afirma Salazar.

La inversión para instalar estos ‘gadgets’ tecnológicos no es tan grande, según Yeison Cano, conductor que cuenta con dos dispositivos en su vehículo.

“Compré un celular gama media con un plan de datos. En eso no me gasté más de 200.000 pesos y recibo hasta 15 servicios diarios”, anota.

Frente a los tradicionales radioteléfonos hay opiniones divididas: unos piensan que es más rápido y cómodo, pero otros temen que el taxista quede con más datos que los que necesita saber.

“No me gusta que el conductor sepa mi dirección exacta, cédula, y lo que es más delicado, que esa información le quede grabada”, asevera Cristina Barrera.

Por su parte, Juan Correa, otro usuario habitual de taxis, dice que solicitar el servicio por aplicación es menos demorado.

Para mi madre, entre tanto, llamar al acopio del barrio seguirá siendo la mejor opción. Para ella pedir un taxi digitando en el celular aún es cuento de una película de ficción.

Van por mercado empresarial

El botín que ahora persiguen las empresas de aplicaciones móviles para solicitar taxis, es el empresarial.

Easy Taxi, espera, en seis meses, tener en marcha su estrategia su servicio corporativo, con el que buscan remplazar los denominados vales para el pago de las carreras.

Esta compañía de origen brasilero, tiene 22.000 taxis afiliados en todo el país. En Medellín son 4.000 y cobrarán 600 pesos a los conductores por cada servicio que gestionen.

Víctor Andrés Álvarez C.
Redactor de EL TIEMPO