Archivo

Balean a taxista que defendió a joven asesinado en un atraco en Cali

En el hospital Universitario del Valle permanece bajo cuidado médico.

07 de febrero 2014 , 10:44 p.m.

 “Aún no sé cómo sigo con vida”, dice con asombro Rubén Darío Joaqui, un taxista de 32 años, quien se salvó de morir tras ser víctima de un atentado sicarial cuando llegaba a su casa en zona de ladera de Cali.

Este hombre dice que “no era mi día” y agradece a Dios por darle una segunda oportunidad.

El taxista relata que a eso de las 9:30 de la noche estaba frente de su casa, en la calle 30b oeste con carrera 8, en el barrio Villa del Mar, cuando vio a dos hombres armados que se le acercaron por ambos lados de las ventanas delanteras.

Sin darle tiempo a reaccionar le dispararon en múltiples ocasiones.

Otro milagro y ganas de vivir es el lograr arrancar y conducir pese a las múltiples heridas y que le seguían disparando.
Llegó hasta la estación de Policía de Terrón Colorado y de allí los uniformados lo llevaron hasta el puesto de salud de la zona.

“Pensé que me iba a morir, sentía un dolor indescriptible mientras era remitido al hospital Universitario del Valle”, dice.
A las 11:00 de la noche del jueves fue intervenido quirúrgicamente. Se estableció que sufrió siete impactos de bala en el abdomen, brazos, hombros, axila y espalda.

Desde la camilla del hospital explicó que el ataque podría ser por una vieja discusión con alguna persona.
Y mientras se recupera de sus heridas tiene claro que debe cambiar de barrio porque como dice “no quiero que mis dos hijos, de 4 y 15 años, al igual que mi esposa, corran peligro. Espero que la Policía haga algo”.