Archivo

Los líos de la infanta, el 'martirio' de la familia real

Cristina de Borbón rendirá cuentas este sábado ante la justicia española por posible fraude.

notitle
07 de febrero 2014 , 10:07 p.m.

Se trata de la primera vez en la historia de este país que un miembro de la familia real comparece en un juzgado por un supuesto delito. Está imputada por posible fraude fiscal y blanqueo de dinero, dentro del marco de las investigaciones a las actividades de su marido, Iñaki Urdangarin.

Cristina de Borbón tendrá que explicar su actuación en la sociedad Aizoon, que creó con su marido, en la que cada uno participa al cincuenta por ciento. La clave del asunto está en la sospecha de que ella le haya cargado gastos personales a la firma, con la intención de evadir impuestos.

Por eso se cree que las preguntas que le formulará el juez José Castro estarán enfocadas a los temas pertinentes: si sabía que su marido facturaba en la sociedad de la pareja servicios personales, como la asistencia a consejos de empresas, o la contratación de personal; si se creó con la idea de evadir impuestos; si estaba al tanto de las cuentas.

Aunque firmaba en las actas de las juntas, se trata de determinar hasta qué punto la infanta estaba enterada de lo que sucedía o si se dejaba llevar por la confianza que suele prevalecer en las sociedades familiares.

Los puntos más complicados para ella serán los que le atañen directamente, puesto que hay gastos personales sobre los que no puede evitar la rendición de cuentas. Clases de baile y elementos decorativos para fiestas son algunos de ellos. Están documentados los pagos con la tarjeta de la empresa, pero se ignora si sabía que se pasarían como si fueran de la firma, para evadir parte del impuesto de sociedades.

También tendrá que explicar por qué se autoarrendó una oficina dentro de su propia casa, en la vivienda familiar de Pedralbes, según consta en un contrato de arrendamiento firmado por ella misma. Era un espacio destinado a los trabajos de Aizoon, desde enero del 2007 hasta diciembre del 2008. Con esta actuación conseguían beneficios fiscales.

Caída de la monarquía

Su imputación cayó como una bomba: muy protegida durante mucho tiempo, ahora cercada por los escándalos, la monarquía española está descubriendo que ya no es intocable. A sus 76 años, tras 38 de reinado, Juan Carlos ofrece la imagen de un rey cansado.

El catastrófico deterioro de su imagen se inició hace dos años con el “caso Urdangarin” y se agravó con una costosa escapada real a Botsuana para cazar elefantes en el 2012, que sorprendió en una España golpeada por la crisis.

Las disculpas presentadas entonces al país y el alejamiento de Cristina y su esposo de las actividades oficiales de la familia real han conseguido encauzar el problema y ya no es tabú hablar de una eventual abdicación en favor del príncipe Felipe, que encarna a sus 46 años la esperanza de la monarquía.

A lo largo de los meses, la investigación ha ido cerrando el círculo en torno a Cristina, mientras la Casa Real, empantanada en el escándalo, admite querer acabar cuanto antes lo que califican públicamente de “martirio”.

Fechas de la investigación caso Nóos

22 de julio - 2010

El juez José Castro abre investigación sobre Nóos, una sociedad sin ánimo de lucro presidida por el esposo de la infanta, Iñaki Urdangarin, involucrada con empresas pantalla.

29 de diciembre - 2011

Urdangarin es imputado, principalmente por el cobro de 2,3 millones de euros por Nóos para la organización de dos congresos sobre turismo y deporte celebrados en 2005 y 2006.

3 de abril - 2013

El juez Castro convoca a declarar a Cristina en calidad de imputada el 27 de abril, por sospechar que cooperó con su marido mientras fue, hasta el 2006, miembro de la junta directiva de Nóos.

7 de mayo - 2013

Tras un recurso de la Fiscalía, que considera “inexistentes” los indicios contra Cristina, el juez suspende su imputación pero decide proseguir la investigación por “un posible delito fiscal y/o de blanqueo”.

7 de enero - 2014

El juez Castro imputa a la infanta y la convoca a declarar. Su comparecencia hoy constituirá el último capítulo de la instrucción, antes de que el juez decida si el caso Nóos va a juicio.

JUANITA SAMPER OSPINA
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO