Archivo

Las consecuencias de manejar 'caliente' son peores de lo que se imagina

Una temperatura elevada al interior del habitáculo de un vehículo influye de manera contundente en la capacidad y comportamiento del conductor.

notitle
07 de febrero 2014 , 05:06 p.m.

De acuerdo con investigaciones realizadas por Cesvi Colombia, conducir a 30 grados centígrados en la cabina, las fallas en la conducción crecen un 20 por ciento y el tiempo que se demora el conductor en reaccionar aumenta un 22 por ciento.

El estudio resalta que un conductor a 90 kph expuesto a alta temperatura alcanza a recorrer una distancia de 41 metros antes de accionar el pedal del freno, mientras que con una temperatura óptima (entre 19 y 24 grados centígrados) realiza la misma acción después de haber recorrido 25 metros.

En un día caluroso, el interior de un vehículo puede alcanzar hasta 15 grados centígrados más que en el exterior y requiere el uso adecuado de la ventilación o el aire acondicionado.

Este último sistema era considerado hasta hace poco un lujo, pero con el paso de los años se convirtió en un importante dispositivo de seguridad activa, pues proporciona enfriamiento, calentamiento y descongelación. Además, filtra el aire y controla la humedad del habitáculo para la comodidad de los ocupantes.

Lo dicen los estudios clínicos

Cuando la temperatura en el interior del habitáculo es superior a 24 grados centígrados, se incrementan los errores en la conducción, y a más de 35, el conductor presenta síntomas similares a los que tendría con una alcoholemia de 0,5 miligramos en la sangre.

Fuente: Cesvi

Los ocupantes también calientan

El calor que soporta un conductor no solo depende de la temperatura exterior y de la superficie del automóvil expuesta a las radiaciones solares. Influye también el calor propio de los otros ocupantes, así como el que proporciona la ropa que porta.

El calor y la visión

A 23°C no se advierte el 3 por ciento de las señales de tránsito.

A 28°C no se asimila el 6 por ciento de las señales de tránsito.

A 32°C no se puede identificar el 10 por ciento de las señales de tránsito.

Consecuencias por el calor

Disminuye la atención en la conducción.

No se asimila adecuadamente la información.

Baja la agudeza visual.

Se incrementa el tiempo de reacción al momento de un ‘susto’.

Aumenta la agresividad.