Archivo

Deudas con hospitales estarían sobredimensionadas: Minsalud

Inyección de $1,5 billones no alivió deudas de hospitales y clínicas. Cartera suma $4,9 billones.

notitle
06 de febrero 2014 , 10:50 p.m.

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, expresó su inquietud por el monto de la deuda que los hospitales y clínicas siguen reportando, a pesar de los casi 1,5 billones de pesos que, advierte, el Gobierno les giró el año pasado para pagar deudas históricas del sistema de salud.

Este miércoles, la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) afirmó que "las deudas a los hospitales y clínicas no ceden" y que dicho valor, reportado por 126 de ellos, llega a los 4,9 billones de pesos, de los cuales el 59,2 por ciento es cartera morosa, es decir, mayor a 60 días.

"Pero las deudas reportadas siguen creciendo -afirmó el Ministro-. La verdad no entiendo. Aquí estamos ante dos fenómenos que se confunden: unas deudas históricas que reconocemos, pero que tienen que haber disminuido, y un problema contable que, en mi opinión, lleva a sobredimensionar el problema real".

Juan Carlos Giraldo, director ejecutivo de la ACHC, no solo afirma que "no hay desgreño contable", sino que los desembolsos efectuados por el Gobierno a través de compra de cartera y giros directos (el sistema les paga directamente a los hospitales) han tenido un impacto marginal en la deuda con los hospitales. "Es lógico que este valor no disminuya -sostiene Giraldo-, pues la cartera se renueva cada vez que los usuarios reciben servicios de salud en consultas, hospitalizaciones y procedimientos".

Giraldo explicó que el giro directo ha generado una disminución del 2 por ciento en la cartera vencida del régimen subsidiado, y la compra de cartera, cuyo valor es de 292.000 millones de pesos, no alcanza a ser ni el 6 por ciento de la deuda total. "Los pagos oportunos no se están dando y las deudas grandes siguen allí", explica Giraldo.

Hace una semana el viceministro de Protección Social, Norman Julio Muñoz, mostró su sorpresa ante el hecho de que, a pesar de que las IPS (todos los prestadores de servicios de salud) hablan de las deudas monumentales que los actores del sistema tienen con ellos, solo 1.277 (la mitad públicas y la mitad privadas), de 11.167 obligadas a hacerlo, reportaron sus cuentas por cobrar, con soporte de factura, dentro del plazo establecido por el Gobierno el año pasado.

Ante la ausencia de dichos reportes, el plazo se extendió al 31 de enero, con el propósito de aclarar cuentas, entre deudores y acreedores, y establecer el tamaño real de las deudas del sistema de salud.

Muñoz advirtió con preocupación que en el primer cruce de información que se hizo con los datos aportados por el 10 por ciento de las IPS, la totalidad de las EPS del régimen contributivo y buena parte del subsidiado, así como el grueso de los entes territoriales (con excepción de seis), "se encontró que 271.000 millones de pesos que las EPS del subsidiado ya pagaron a las IPS, no han sido descargadas de sus carteras, lo cual genera estados financieros irreales".

Así mismo, que al momento de ese cruce parcial solo lograron ser validadas deudas por 740.000 millones de pesos.

Frente al tema, Giraldo explica que las cifras del Gobierno y de los hospitales y clínicas no coinciden, porque en dicho cruce de cuentas no todos los deudores están reportando sus cuentas por pagar (por ejemplo, medicinas prepagadas, pólizas de salud, las EPS intervenidas y Caprecom) y el Gobierno incluye entre las IPS centros de estética, dispensarios y pequeños laboratorios.

"Pareciera que en el país existen 11.000 hospitales y esto no es así. La cifra no llega a los 2.000 y la gran mayoría de ellos sí reportaron sus deudas. Los 4,9 billones de pesos de deudas que reportamos a la Superintendencia Nacional de Salud sí tienen soporte de factura y un paciente atendido", enfatiza Giraldo.

Pero, ¿por qué en este primer cruce solo coinciden las cuentas por pagar y por cobrar en 740.000 millones de pesos? El director ejecutivo de la ACHC dice que las EPS no reciben algunas facturas, que para las IPS son una deuda, toda vez que atendieron al paciente. "Ahí no van a cruzar las cuentas: no reciben las facturas porque no quieren afectar su contabilidad para los cálculos del margen de solvencia. Por eso, devuelven facturación, hacen objeciones y no las contabilizan".

Y agregó que las presuntas inconsistencias en deudas ya pagadas que no han sido descargadas por los hospitales se deben a que los pagadores no dicen a qué cuentas corresponde ese pago que el hospital toma como anticipo, pero que no puede descargar.

Finalmente, Giraldo le pidió al Gobierno que ponga en marcha la autorización de giros directos en el régimen contributivo (como ocurre en el subsidiado), para evitar que la cartera en el sistema de salud siga creciendo "de manera descontrolada".

Jaime Arias, presidente de Acemi, gremio que reúne a la mayoría de las EPS del Contributivo, asegura que después de ponerse al día en la documentación, concluyeron que sus deudas con los hospitales bordean los 2 billones de pesos, información que tiene la Supersalud.

Y aclara que las deudas que el Fosyga (fiducia que administra los recursos del sistema de salud) tiene con estas EPS son similares. "Eso querría decir que nuestra cartera está certificada y podemos comprobarla", dijo Arias, quien precisó que toda la información pertinente ha sido enviada, dentro de los plazos requeridos.

REDACCIÓN SALUD