Archivo

Las lecciones para Colombia de lo sucedido con el Canal de Panamá

Para evitar algo similar, hay que estructurar bien los proyectos y distribuir los riesgos.

notitle
06 de febrero 2014 , 08:33 p.m.

Para reducir al máximo el riesgo de que en Colombia se reproduzcan problemas en obras de infraestructura como el que se vive en Panamá, expertos sugieren ser más rigurosos en las licitaciones y en la planeación de los proyectos.

Jorge Claro, consultor con más de 35 años de experiencia formulando políticas de contratación y miembro de la consultora británica International Governance and Risk Institute (GovRisk), recomienda “tener siempre precios de referencia sobre el costo de las obras y no aceptar ofertas demasiado bajas”.

Agrega que si se hubiera sabido con anterioridad, “y no de repente”, que se necesitaban 1.600 millones adicionales, se hubiera podido utilizar un mecanismo para la resolución de conflictos que evitara paralizar la obra del Canal del Panamá.

Juan Martín Caicedo, presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI), coincide con el experto internacional y agrega que “en el país no hay una cultura para resolver controversias, y cuando se recurre a un mecanismo como el panel de expertos, no se respeta”, dice Caicedo.

El dirigente gremial afirma que en la buena estructuración de los proyectos y la sabia distribución de los riesgos de la construcción en cabeza de quien puede asumirlos –como la adquisición de predios y licencias ambientales, y resolver pronto consultas previas y el traslado de redes de servicios– estará el éxito de los nuevos proyectos que el Gobierno va a licitar por 47 billones de pesos.

A diferencia de Panamá, donde los sobrecostos –según el contratista– se dieron por el aumento de los precios del cemento, los constructores colombianos han alertado por la escasez de asfalto, que Ecopetrol asegura ya fue solucionada, y por un posible aumento del precio del acero como consecuencia de una salvaguarda a la producción de esta materia clave en la construcción de puentes y túneles.

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), consorcio a cargo de la ampliación del canal, está conformado por Sacyr Vallehermoso, Impregilo, Jan De Nul y Constructora Urbana S. A. Las tres primeras tienen negocios en Colombia. Este diario conoció que Sacyr está precalificado en 11 de las nuevas concesiones viales y fue recientemente ganador de la licitación del Fondo de Adaptación para construir dos puentes vehiculares entre Málaga y Los Curos, en Santander, por 80.000 millones de pesos.

CHRISTIAN PARDO QUINN
REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS