Archivo

Nadie responde por lámparas ilegales en Barranquilla

Electricaribe pierde cerca de mil millones de pesos, anualmente, por luminarias fraudulentas.

06 de febrero 2014 , 07:53 p.m.

En los últimos meses la empresa Electricaribe ha desmontado un poco más de 250 luminarias o lámparas ilegales en Barranquilla y Soledad, debido a pérdidas económicas que están por el orden de los mil millones de pesos anuales.

Legalmente la empresa está en el derecho de desmontar los aparatos, pero las comunidades explican que la problemática no radica en el retiro sino en la falta de inversión por parte de la Alcaldía Distrital, para iluminar las zonas que son o podrían convertirse en focos de delincuencia.

Electricaribe explicó que en los procesos de desmonte se han encontrado con familias molestas que no desean ser blancos de la inseguridad. Las mismas que en un 70 por ciento de las ocasiones agreden a los funcionarios de la compañía y les advierten que van a volver a instalar las luminarias sin importar las consecuencias.

“Cerca de 5 mil lámparas han sido instaladas sin autorización en Barranquilla y Soledad”, aseguró Betty Yadira García Jiménez, gerente de la Zona Atlántico de la compañía.

Gran parte de las luminarias ilegales están instaladas en el sur de la ciudad, pero existen casos en la localidad Norte Centro Histórico, los cuales no obedecen a las necesidades de la comunidad, sino a beneficios particulares de locales comerciales.

Algunos de los barrios que llevan la bandera con esta problemática son: La Ciudadela 20 de Julio, La Victoria, Las Palmas, Buenos Aires, Cevillar, Kennedy, La Magdalena, La Unión, entre otros.

EL TIEMPO intentó conocer las acciones que ha hecho o realizará el Distrito, a través de la empresa Diselecsa Ltda., la firma concesionaria, de cara a la prestación del servicio de alumbrado público, pero las directivas no respondieron a múltiples llamados. Lo mismo ocurrió con el Alto Consejero para la Seguridad, Guillermo Polo, a quien se le iba a consultar aspectos puntuales sobre inversión en la temática de inseguridad.

Así, mientras la Alcaldía busca reducir los índices de inseguridad en la ciudad reforzando el pie de fuerza de la Policía y creando proyectos especiales para entornos socio-ambientales seguros, los habitantes de estos barrios dicen que lo único que buscan con estas conexiones es no quedar a oscuras y ser víctimas de los delincuentes.

“Pago por un buen alumbrado público, y si la Alcaldía no me responde, entonces tomo cartas en el asunto”, dijo Rafael Soto, un residente de La Ciudadela que no pretende quedar a oscuras para ser atracado.

DANIEL ESCORCIA LUGO
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla