Archivo

Alianza Pacífico conforma el mercado más grande de Latinoamérica

En 2012, el PIB del bloque creció 5%, dos puntos por encima del registrado por la economía mundial.

06 de febrero 2014 , 07:51 p.m.

Atender un mercado de más de 212 millones de consumidores, dentro de los cuales hay una clase media en ascenso que se fortalece, es el sueño de cualquier productor de bienes y servicios o de cualquier inversionista que quiera montar fábricas en su territorio.

De ese tamaño e importancia es el mercado que conforman Colombia, México, Perú y Chile, agrupados ahora en la Alianza del Pacífico (AP), bloque que se espera que siga creciendo y cuyos próximos socios serán Costa Rica y, muy probablemente, Panamá.

Precisamente, en la VIII Cumbre de la AP, la presidenta del país centroamericano, Laura Chinchilla, firmará la hoja de ruta que contiene las acciones necesarias para vincularse al bloque mediante la figura de la adhesión.

En el 2012, el producto interno bruto de la AP creció 5 por ciento, dos puntos por encima del registrado por la economía mundial.

Pocos países, como los cuatro de la Alianza, pueden exhibir comportamientos favorables como el señalado, a los cuales se les agregan, como reflejo de ese buen momento económico, lo sucedido con la inflación, la inversión extranjera directa (IED) y el turismo internacional, entre otras variables.

En efecto, el crecimiento promedio de los precios minoristas fue de 2,7 por ciento, que evidencia la estabilidad macroeconómica de los cuatro países mencionados.

La IED mantuvo un ritmo aceptable, con 71.045 millones de dólares, de los cuales, más de 30.000 millones tuvieron a Chile como destino. A Colombia llegaron alrededor de 15.500 millones.

El lunar, también evidente, fue el desempleo, 2,7 por ciento, en el cual pesó el dato de Colombia, 10,4 por ciento, pero que mejoró al bajar a 9,6 por ciento el año pasado.

La posición geográfica de Colombia –dijo el ministro Santiago Rojas– le permitirá convertirse en el pivote de la AP, principalmente para el comercio de bienes de valor agregado, que depende mucho de la logística (tiempos y costos de transporte).

Además, estar en el corazón de la Alianza es un atractivo para la inversión de empresas de terceros países que quieran aprovechar el mercado ampliado más grande América Latina.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS