Archivo

¿Por qué Óscar Iván Zuluaga no repunta en las encuestas?

06 de febrero 2014 , 07:08 p.m.

Los resultados de las últimas dos encuestas reveladas por los medios de comunicación no favorecen al candidato del Centro Democrático, el exministro de hacienda Óscar Iván Zuluaga. La que reveló este diario lo ubica tercero en la intención de voto de los colombianos, con el 7,6 por ciento por debajo de Marta Lucía Ramírez, la candidata del Partido Conservador. Por su parte, la encuesta publicada por Semanaindica que el exalcalde de Pensilvania solo obtiene el 8 por ciento de favoritismo. ¿Por qué un hombre con los pergaminos para ejercer el cargo de Presidente de la República no se posiciona como alternativa para conducir a Colombia por senderos de desarrollo?

No es fácil establecer las razones por las cuales Óscar Iván Zuluaga no repunta en las encuestas. El candidato del Centro Democrático es un técnico formado para gobernar a Colombia, que maneja un discurso convincente, donde sobresale su conocimiento sobre economía. Sin embargo, su aspiración presidencial no coge vuelo. No obstante haber sido el primer aspirante a la Presidencia de Colombia en recorrer el país para exponer sus propuestas, todavía no registra una buena aceptación entre el electorado. ¿A qué se debe esto? Podría pensarse que a la sombra del expresidente Álvaro Uribe Vélez. En los foros de internet su nombre es cuestionado por pertenecer a la más pura entraña del exmandatario.

¿Por qué este economista que fue calificado como el mejor Ministro de Hacienda de América Latina no repunta en las encuestas? Este es un interrogante que la opinión pública se hace cuando escucha los planteamientos que sobre la realidad social colombiana hace Óscar Iván Zuluaga. El candidato de origen caldense propone cosas novedosas, como el regreso a la jornada escolar hasta las cuatro de la tarde para que los estudiantes aprovechen mejor el tiempo. Además habla sobre la gratuidad en la educación superior para que cientos de bachilleres de escasos recursos económicos puedan ingresar a una universidad. Y expone sobre la necesidad de fortalecer el campo para hacerlo más productivo.

Óscar Iván Zuluaga no ha repuntado en las encuestas por una razón: la falta de maquinaria política. El Centro Democrático no tiene puestos para ofrecer, ni ‘mermelada’para entregar. En este sentido, su única fortaleza es el arrastre del expresidente Uribe. Así no les guste a muchos, el exmandatario tiene miles de seguidores en toda Colombia. Mírese, sino, el favoritismo en las encuestas de su lista al Senado. Falta ver hasta dónde ese arrastre lo favorezca. Lo cierto es que si Uribe saca más de veinte senadores, la intención de voto por el hijo de Pensilvania se dispara. Para entonces ya habrá una fuerza política visible apoyando su nombre. Y mucho líder haciéndole eco a sus propuestas.

En este momento la dirigencia política está trabajando para asegurar su llegada al Congreso y, por lo tanto, no ha tenido tiempo para hacerles campaña a los aspirantes a la Presidencia. Es decir, la publicidad ha sido acaparada por quienes quieren llegar al hemiciclo de la democracia. Así las cosas, los candidatos presidenciales están relegados a un segundo plano. El interés de la clase política está centrado en asegurar una curul. Les preocupa más su propia supervivencia política que el tema de las candidaturas. Pero una vez termine la campaña electoral, les darán oxígeno a los aspirantes a la Presidencia. Y ahí sí, el candidato del Centro Democrático va a contar con importantes adhesiones.

¿Podría decirse que la aspiración del exministro de Hacienda no toma fuerza porque tiene en su contra a los columnistas de opinión, que siempre hablan de su lealtad a Álvaro Uribe? ¡No! La prensa ha sido respetuosa con Óscar Iván Zuluaga. Y le ha reconocido su formación académica. Le crítica, eso sí, su posición frente a los diálogos en La Habana. ¿Puede ser esta una razón para que no repunte en las encuestas? ¡Tampoco! Simplemente, el candidato no ha tenido escenarios donde exponer sus ideas con profundidad. Los debates en televisión serán definitivos para que el exministro caldense repunte. Ahí Colombia podrá conocer su dimensión como estadista.

José Miguel Alzate

Más columnas del autor

El gran negocio de la Piraquive

Caldas, en la pluma de Albeiro Valencia Llano