Archivo

Alianza Pacífico, trampolín de Colombia para el mercado Asia-Pacífico

La integración abre la puerta para llegar a la región fuente del crecimiento económico mundial.

notitle
06 de febrero 2014 , 06:53 p.m.

Uno de los objetivos de la Alianza del Pacífico es convertirse en una plataforma de articulación política, de integración económica y comercial y de proyección al mundo, con especial énfasis en el Asia Pacífico.

México, Chile y Perú, los tres socios de Colombia en este ambicioso proyecto de integración y a diferencia de nuestro país, ya tienen una historia de relación económica y comercial con el Asia Pacífico, la región del mundo que se ha convertido en la fuente del crecimiento económico planetario y que continuará con este estatus en los próximos años.

Colombia, de tiempo atrás y de manera tardía, comenzó a interesarse en esos mercados lejanos frente a los cuales siempre estuvo de espaldas a pesar de tener una extensa costa sobre el océano Pacífico. Su más serio asomo ha sido buscar vincularse al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec), creado en 1989, lo cual no ha sido posible porque hace ya varios años que no le abre la puerta de ingreso a ningún país.

Simultáneamente, en los últimos años, el Gobierno colombiano decidió entrar en negociaciones de tratados de libre comercio (TLC) con economías asiáticas y arrancó con Corea, cuya negociación ya finalizó e incluso al texto del acuerdo solo le faltan dos debates en el Congreso para convertirse en ley.

Por otro lado, Colombia está negociando un tratado con Japón. Su finalización y entrada en vigencia todavía está lejos en el tiempo.

Lo anterior, junto con el declive de la Comunidad Andina y la necesidad de acelerar su ingreso a Asia-Pacífico, las autoridades colombianas acogieron en el 2010 la propuesta del entonces presidente peruano Alan García de profundizar la integración de varios países latinoamericanos con costas sobre el Pacífico, pues consideraron que la compañía de México, Chile y Perú será clave en ese propósito.

Algunas cifras del Asia-Pacífico sirven para entender su importancia como motor del crecimiento económico mundial y el porqué del interés colombiano de poder llegar con su producción a esos mercados y de promover la vinculación de sus capitales a las actividades productivas locales.

En el 2012, los países de Apec de Asia y Oceanía le compraron al resto del mundo mercancías por 5,4 billones de dólares (un poco más de la mitad fue comercio intrarregional, precisa el Ministerio de Comercio), lo que brinda una idea muy clara de su importancia, atractivo y potencial de crecimiento.

A ese mercado, sin embargo, Colombia apenas le vendió 5.500 millones de dólares (el 10 por ciento del total), la mayoría a China, con predominio de las exportaciones de petróleo y chatarra.

Un documento del Ministerio de Comercio colombiano asegura que Colombia no aprovecha suficientemente el mercado asiático, lo que se refleja en que solo exporta productos básicos como aceites de petróleo, oro, carbón, café, flores, azúcar, banano y piedras preciosas y recién empieza a incursionar en sectores como insecticidas y medicamentos.

El reto: aprovechar las oportunidades

De los cuatro países de la AP, Colombia es el que menos exporta a Asia-Pacífico (en el 2011 fueron algo más de 4.000 millones de dólares, casi la décima parte de Chile). No obstante, salvo México, las otras tres economías exportan bienes primarios.

México pone en ese mercado productos con valor agregado como automóviles, celulares, computadores y televisores.

El reto de la AP es fortalecer los encadenamientos productivos entre sus socios. El de Colombia es explotar más las oportunidades de Asia Pacífico; ser parte de la AP es un paso fundamental en el logro de ese objetivo.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS