Archivo

Seijas y Méndez, que jueguen donde mejor saben (opinión)

notitle
05 de febrero 2014 , 10:56 p.m.

La clasificación de Santa Fe a la fase de grupos de la Copa Libertadores era el principal objetivo del club; no hacerlo le implicaba quedarse con una plantilla armada para dos torneos: demasiado numerosa y experimentada. Demasiada inversión.

Ahora tiene otros seis juegos: tres taquillas y un dinero extra si avanza. Había que clasificar para tener esa dicha. Sin embargo, en la fase de grupos se espera un equipo más sólido, que no sufra tanto, y que aproveche mejor las virtudes de jugadores claves como Luis Seijas y Édison Méndez. Que jueguen donde mejor saben.

Los grandes vacíos del equipo han pasado por las zonas donde ellos estuvieron. Ambos lucieron incómodos en posiciones en las que no son tan determinantes. Seijas –quien no estará contra Nacional  de Paraguay por la expulsión–, ha sido sacrificado como lateral izquierdo, donde se le ve confundido (ayer jugó unos minutos de volante). Dice el técnico Gutiérrez que lo ubicó ahí por necesidad: que Dairon Mosquera, que sí es lateral, aún está engranando en el equipo y que Hugo Acosta viene de una lesión. En todo caso, Seijas es más productivo más arriba.

Y Méndez, que no es un virtuoso recuperador de balones, está jugando en la primera línea de volantes, generándole un desgaste extra a Daniel Torres, quien va de lado a lado quitando pelotas. Dicen que ahí Méndez le evita sacrificio a Omar Pérez, le evita que se retrase,  y que su salida es clara y precisa con la pelota. Pero más allá del juego contra Itagüí, a Méndez no se le ha visto muy sólido en esa posición. A él se le conoce como un volante más ofensivo.

Santa Fe requiere ajustar ese tipo  de detalles para superar un grupo que no es imposible: el más difícil en el papel es Atlético Mineiro; Zamora de Venezuela y Nacional paraguayo son asequibles. No fáciles. Hay gran nómina en Santa Fe, con un gran arquero, con jugadores vitales como Meza, Torres, Pérez. Le falta que su poderoso ataque se reencuentre con el gol, y que saque el mejor provecho de los refuerzos. Que cada  quien juegue donde mejor sabe.

Pablo Romero
Redactor de EL TIEMPO