Archivo

Ceda el turno/ Opinión

Nelson Augusto López

05 de febrero 2014 , 07:49 p.m.

 Renuncia ejemplar la de Carlos Piedrahíta, presidente del Grupo Nutresa, después de una gestión exitosa al frente de la compañía. Digo ejemplar, porque con liderazgo y cuerda para rato prefiere irse a disfrutar su familia y a enseñar lo que quiere compartir.
En cambio, no es raro ver directivos gremiales y empresariales atornillados a sus cargos por más de dos décadas. Buenos para administrar esquemas organizacionales tradicionales, pero sin visión suficiente para avizorar el futuro e innovar.
Son Renault 4 compitiendo con autos de la Fórmula 1 en una pista exigente y de desafíos. Sus juntas directivas ancladas en las zonas de confort del presente no promueven la renovación ni dan oportunidades a las nuevas generaciones, más preparadas, creativas y globalizadas.
Las empresas terminan al ritmo y envejeciendo con sus directivos. Un desgaste que no perciben porque se creen imprescindibles. Embriagados de poder no entregan las llaves.
Preferible que salgan con salud a compartir su tanque de conocimientos, que verlos repitiendo lo mismo y próximos a colgarse de un tanque de oxígeno.
@nalmeta: ¿Chuzada a la andrómeda o corrientazo?
* Consultor Desarrollo; nalmeta@yahoo.es