Archivo

Alejo Vargas: Los desafíos del diálogo y el posconflicto

Especialista en el tema es el invitado especial del foro que se cumple este jueves en Villavicencio.

05 de febrero 2014 , 06:52 p.m.

Del reto de continuar dialogando en medio de la campaña política, del supuesto saboteo del proceso de paz con interceptaciones telefónicas a los negociadores y de un posible escenario de posconflicto para el Meta son algunos de los temas que abordará el jueves en Villavicencio el director del Centro de Pensamiento sobre el Proceso de Paz de la Universidad Nacional, Alejo Vargas.

El especialista en el tema del conflicto armado analizará el tema, acompañado del gobernador del Meta, Alan Jara, a partir de las 10:00 de la mañana en el auditorio de la Cámara de Comercio, en el foro ‘El proceso de Negociación de la Habana; el Meta posibles escenarios del posconflicto’.

Vargas, en entrevista concedida a Llano Sie7edías, aseguró que aún hay mucha confusión sobre las interceptaciones a los negociadores del proceso de paz y evidentemente este es un factor negativo y de preocupación.

Agregó que “sería muy preocupante que hubiera personas de responsabilidad en la institución militar que estuvieran tratando de establecer algún tipo de saboteo, eso por supuesto es un elemento que enrarece las cosas, pero lo importante que se haya detectado y que la Fiscalía va a tratar de esclarecer”.

Sobre la continuidad de los diálogos en medio de la campaña política, Alejo Vargas dijo que es un factor que juega, pero afortunadamente la mesa de conversaciones tiene una hoja de ruta y unos protocolos que en buena medida salvan a la mesa de las confrontaciones que se dan en el país.

Es más el impacto en la campaña el tema de la paz y de la guerra, que lo que puedan impactar los hechos nacionales en el funcionamiento de la mesa.

Posconflicto

Vargas señaló que se van a generar unos desafíos muy importantes en el posconflicto porque, primero, los gobiernos locales y central tienen que hacer una serie de tareas en la implementación de los acuerdos que suscriban.

No obstante, la principal tarea debe ser pedagógica y muy fuerte y estará a cargo de los medios de comunicación, las instituciones educativas y las iglesias, en todo lo que tiene que ver con contribuir a crear un clima de convivencia y de reconciliación.

“Hay –dijo– profundas heridas en el tejido social colombiano y en un escenario de posconflicto tenemos que tratar de que esos dolores que están ahí en las personas, en la sociedad no vayan a ser el único elemento para pensar el futuro de la sociedad colombiana”.

“Tenemos que ser capaces –agregó– de empezar a construir una cultura más de reconciliación y convivencia que permita, que a pesar de las diferencias, podamos coexistir.

“Ahora, en muchos campos habrá, probablemente, respuestas muy ambivalentes en temas como de desplazados o representaciones políticas que van a conllevar en los próximos años unos desafíos muy interesantes en el proyecto de construcción de paz y de país”, concluyó Vargas.

REDACCIÓN LLANO SIETE DÍAS