Archivo

Di María, el más destacado del Real Madrid contra el Atlético

El delantero argentino anotó el tercer gol de su equipo en la semifinal de la Copa del Rey.

05 de febrero 2014 , 04:28 p.m.

Así jugó el Real Madrid el partido de ida de las semifinales de Copa del Rey frente al Atlético de Madrid en el estadio Santiago Bernabéu:

Casillas (7): respondió a la perfección en el poco trabajo que tuvo. En la primera parte sacó un testarazo de Arda y salió con rapidez para evitar un remate de Miranda. Prolongó su estado de gracia firmando un nuevo récord, no encajar un tanto en toda la competición de Copa del Rey y ser el primer portero madridista que enlaza ocho partidos sin ser superado. Alcanza 772 minutos.

Arbeloa (6): firme en labores defensivas e incorporándose con criterio cuando puedo subir, para poner centros desde el costado. Se excedió en la provocación a Diego Costa, al que dio un pisotón por la espalda con el juego parado que debió costarle la expulsión. Cometió un penalti por un agarrón y sufrió otro por un empujón.

Pepe (8): recuperó su cara más polémica, que llevaba meses oculta, para su reencuentro con Diego Costa. Saltaron chispas de su duelo. Tantas que los dos pudieron irse antes del final a los vestuarios. Estuvo firme en defensa y contundente. Infranqueable. Se incorporó bien al ataque y encontró el premio con el gol que abrió el derbi. Su disparo lejano golpeó en Insúa para despistar al portero rojiblanco. Ha marcado con el Real Madrid dos goles desde fuera del área, el primero en San Sebastián golpeando en Cristiano.

Sergio Ramos (8): recuperada su mejor versión en 2014, el jefe de la zaga madridista dejó un partido repleto de firmeza. Rápido al corte, fortísimo en el juego aéreo, atento a las coberturas y expeditivo. Puso la raza que necesitaba el Real Madrid para llevarse un duelo de más coraje que fútbol.

Coentrao (7): aguantó el pulso con Diego Costa cuando cayó a su costado para buscar las cosquillas al Real Madrid y defendió con fuerza, recuperando su mejor versión en defensa. Fue suficiente, en ataque no asomó demasiado pero cuando lo hizo enganchó bien con Di María. Xabi

Alonso (7): fue el ancla del Real Madrid, el jugador que puso la pausa en un partido de locura. Destruyó el fútbol que intentó construir el Atlético de Madrid y fabricó el madridista aportando la rapidez en el toque que había dado como consigna Carlo Ancelotti para generar espacios.

Modric (8): ha acostumbrado a la afición madridista a un despliegue físico que pocos jugadores pueden hacer. Modric da mucha velocidad al juego del Real Madrid y se desdobla para llegar al ataque por cualquier rincón. Su desgaste en defensa no puede ser mayor, no para de robar al rival y lanzar el juego de su equipo. Además evitó el gol del Atlético de Madrid en la acción de más peligro del rival, sacando bajo palos un remate de Godín, con Casillas superado.

Di María (9): partidazo del argentino con libertad de movimiento en ataque que aprovechó para aparecer por todos los lados y desequilibrar siempre entre líneas. Dio los dos primeros goles, el primero dejando el balón para el disparo lejano de Pepe, el segundo con acción repleta de calidad, asistiendo con el exterior del pie izquierdo al desmarque de Jesé. Y marcó el tercero viendo premiado su gran noche con la fortuna de un disparo que desvió a gol Miranda. No paró de luchar y pelear cada acción como si fuese la última. Puso en pie a la afición madridista.

Jesé (8): lo volvió a hacer y brilló ante otro gran rival. Fue el elegido para ocupar el vacío que deja Gareth Bale y nadie echó de menos al galés. Tanto por la derecha como por la izquierda desequilibró siempre con su velocidad. Fue un quebradero de cabeza para la zaga rojiblanca. Probó primero a Courtois, que le sacó su zurdazo, y le acabó batiendo por bajo. Se marchó con el reconocimiento del Bernabéu y escuchando su nombre coreado en la grada.

Cristiano Ronaldo (6): no pudo celebrar su cumpleaños como deseaba, ni quitarse la espina de la expulsión de San Mamés el día que conoció sus tres partidos de sanción. Pero Cristiano siempre aparece y aunque no tuvo oportunidades para rematar con claridad, no paró de buscarlas. Solo pudo armar con claridad su disparo a los 51 minutos, cuando se hizo un hueco entre la defensa con bicicletas y chutó blando a las manos de Courtois.

Benzema (5): se movió bien en ataque, pero, siendo un nueve, nunca buscó el disparo y sí pases a jugadores de segunda línea que lanzaban desmarques. En un duelo de alta intensidad, no apareció.

Morata (6): entró en el terreno de juego a los 73 minutos por Benzema y le puso las ganas que le faltaron al francés. Peleó cada balón, provocó una amarilla de Juanfran y otra de Miranda.

Illarramendi (-): aumentó la consistencia en la medular madridista en los ocho minutos en los que participó.

Isco (-): saltó al césped a los 84 minutos, con el partido roto, y apenas tuvo la ocasión de brillar. Pese a todo, disfrutó de una ocasión en la que amagó con el cuerpo y conectó mal el disparo con el pie derecho. Su figura ha decrecido y no está contando para Ancelotti en el inicio de año, víctima del cambio de sistema.

EFE