Archivo

Suculento recorrido por las ricuras de Cartagena

Turistas visitan los comederos tradicionales en el Centro Histórico.

notitle
05 de febrero 2014 , 04:12 p.m.

La arepa de huevo, la empanada china, las cocadas, el bollo de maíz y el coctel de camarones ahora tienen su propio 'tour' en La Heroica.

Se trata del Street Food Cartagena, una idea de la joven empresaria María Gutiérrez de Piñeres, quien se dio a la tarea de buscar los siete paraísos de la comida callejera cartagenera y ahora ofrece recorridos guiados a colombianos y extranjeros.

“Nos enfocamos en aquellos negocios que venden comida típica cartagenera, que llevan más de 25 años de servicio y que tienen el concepto de pulcritud y frescura como principio”, dice María, fundadora de Foodies, una empresa dedicada a promover experiencias gastronómicas en Bogotá y la capital de Bolívar.

Los recorridos comienzan a las 4 de la tarde, cuando el sol ya se va ocultando sobre el Atlántico, en el tradicional Portal de los Dulces, el pasaje ubicado en la Plaza de los Coches. Allí el turista endulza su primer bocado con las deliciosas cocadas y postres de frutas en todas las formas y sabores.

A pocos pasos, pero en la misma plaza, el viajero degusta las empanadass chinas, hechas con papa, pollo y especias, que se acompañan con una refrescante chicha helada.

Según María, las experiencias guiadas de comida callejera han cobrado fuerza en países como China e India, y en ciudades como Nueva York son visita obligada del viajero.

El tercer parador está ubicado en la Plaza de la Paz, al costado derecho de la Torre del Reloj, donde aparece la casita amarilla de doña Carmen, quien heredó de su abuela y madre el secreto de las tajadas de plátano con queso.

“Freímos siempre en aceite fresco y el queso lo preparamos nosotros. Todo es fresco, ese ha sido nuestro compromiso en las tres décadas que llevamos trabajando”, explica su propietaria. En este punto el comensal ya se ha bebido su primera Kola Román, la gaseosa insigne de los cartageneros.

El recorrido, para máximo 12 personas, se hace en inglés y español; y los puntos de comida están ubicados en un perímetro de cinco cuadras a la redonda, dentro de la Ciudad Amurallada.

La siguiente exquisitez se encuentra frente al antiguo edificio de la Gobernación, en la Plaza de la Proclamación: el puesto de bollos. Se trata de los tradicionales bollos de maíz blanco, coco y anís que saben deliciosos fríos o freídos.

Para bajarles la intensidad a las harinas, el siguiente destino es la hermosa Plaza de San Pedro, escoltada por la Catedral y el Museo de Arte Moderno. Allí las anfitrionas son Ana y Julia, palenqueras, que reciben al visitante con exquisitas ensaladas de frutas frescas al grito de “alegría, frutas y vida”.

Luego la comitiva se adentra en el sector de la Matuna para disfrutar el infaltable coctel de camarones, y para ello Foodies recomienda la ostrería de Sincelejo, el más antiguo de los negocios de su género en el sector.

“La mayoría de nuestros acompañantes quedan tentados y quieren conocer parte de nuestras recetas; por este motivo hay una parada en la calle de Tumbamuertos, donde cocineras expertas enseñan a preparar algunos de los manjares costeños”, remata María, publicista cartagenera radicada en Bogotá.

Para el cierre, los complacidos visitantes llegan hasta el Bar de Fidel, en la esquina de la calle de Los Coches, el lugar más tradicional de la música salsa en La Heroica.

Al son de Tito Puentes, el Gran Combo de Puerto Rico o el Joe Arroyo, el tour de la comida callejera culmina con una cerveza Costeñita, la favorita de los cartageneros.

El costo del recorrido es de 95.000 pesos e incluye toda la alimentación, hidratación, clase de gastronomía y una cerveza. Informes en el teléfono: 321 516 04 83.

JOHN MONTAÑO
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO