Archivo

Textileros paisas empezaron el año sobre 'arena movediza'

El sector manufacturero fue el más golpeado al cierre del 2013. Reportan pérdidas de 35.000 empleos.

05 de febrero 2014 , 11:00 a.m.

Sin mayores propósitos que el de recuperarse de uno de los años más difíciles en la última década para los textiles y la confección, arranca el 2014 la industria manufacturera del país.

La entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, la arremetida del mercado chino y el contrabando fueron suficientes para que, el año pasado, ese sector reportara la pérdida de 35.000 empleos.

Ese desempleo fue atribuido por la ANDI al impacto negativo generado por la reubicación de plantas de producción del valle de Aburrá en otras regiones.

Juan David Pérez, director en Antioquia de ese gremio, apuntó que la falta de demanda, ola competencia y el contrabando fueron factores generadores del desempleo en el sector.

“El equilibrio en los empleos que ganó la industria antioqueña lo puso el sector comercio”, acotó.

Otro indicador que marcará este año, es el reporte de comportamiento de la industria en el tercer trimestre del 2013 que para el DANE, presentó un decrecimiento anual de la producción industrial de 6,4 por ciento.

Esa entidad también mostró que en el mismo periodo ventas y personal ocupado bajaron al 0,9 y 2,1 por ciento, respectivamente.

Cifras con que inician año Superar esos factores que impactaron negativamente a la industria textil –tradicionalmente sólida en Antioquia–son el reto con el que afrontarán el presente año firmas golpeadas y en la cuerda floja como Fabricato y Coltejer.

La primera, que reportó una disminución del 19,2 por ciento en las ventas durante el tercer trimestre del año, espera vender su terreno en el municipio de Bello (norte del área metropolitana de Medellín) y capitalizarse para afrontar un menor año.

Así mismo, con un nuevo presidente a la cabeza, el brasileño Carlos Alberto de Jesús, Fabricato plantea como cambio estratégico pasar de un enfoque más hacia el mercado que a la producción.

Por su parte, Coltejer, que en 2013 disminuyó en 37 por ciento sus pérdidas (menos 33.092 millones de pesos de ese año frente a 52.943 millones de 2012), buscará combatir contra el contrabando y las marcas extranjeras y con el aliciente de un último cierre con ventas por 218.895 millones de pesos, conquistar el mercado internacional.

Según Juan David Tous, investigador de la firma Manpower, este es un sector muy frágil en el que se presenta una confianza media baja. Reportó un tímido mejoramiento de 3 puntos en la intención de contratación por parte de empresarios del sector textil y confecciones.

De igual manera, añadió que muchos fabricantes se han vuelto más importadores y esa condición está frenando los empleos.

“Hay una mejoría sutil y que afecta la confianza de contratar. Eso hace parte del ambiente actual, donde, entre las competencias que esperan los directivos de los nuevos empleados no está el bilingüismo”, dijo.
Para Tous, esas características son la manera de entender que la conciencia sobre los retos no es muy alta y se piensa aún en el día a día.

Víctor Andrés Álvarez C.
Redactor EL TIEMPO
MEDELLÍN