Archivo

'Para jugar no hay que perder feminidad': Regnier, Selección Colombia

A sus 18 años, esta futbolista caleña ha cautivado por su talento con la pelota y su físico.

notitle
04 de febrero 2014 , 11:33 p.m.

Basta fijarse en los videos que publica en sus redes sociales para notar que esta jugadora de fútbol no es como todas. El dominio del balón, los trucos que hace, los movimientos en la cancha y la facilidad con que se desplaza con la esférica, han hecho que se destaque entre las nuevas futbolistas del mundo.

A sus 18 años, Nicole Regnier, caleña con poca pinta latina, ha cautivado la mirada de periodistas y fanáticos del fútbol femenino mundial por su talento con la pelota y su físico. Desde muy pequeña se sintió atraída por el balompié cuando jugaba con su padre en la finca. Pero a los seis años fue cuando realmente inició su amor por el fútbol y el arranque de una carrera que hasta el momento se podría considerar como exitosa.

Admira a Iniesta y a Messi, a quienes observa para mejorar técnica y jugadas que le permitan desempeñarse mejor en la cancha. EL TIEMPO.COM habló con la talentosa futbolista. (Vea también galería de fotos: Nicole Regnier)

¿Cuántos años lleva jugando fútbol?

Nicole Regnier: mis primeros pasos fueron jugando con mi papá en Cali ‘metegol tapa’, luego a los seis años me fui para Italia en donde viví tres años. En total son 12 años los que llevo jugando como delantera. Cuando viví con mi mamá en Italia aprendí lo que era la pasión por el fútbol, allá este deporte se ve diferente y se vive diferente.

¿Cómo se dio la conexión con el fútbol en Colombia?

Regresé a Colombia y empecé a jugar en el colegio, allí también jugaba con hombres porque no había equipos de mujeres. Luego con los años empecé a jugar en un equipo que se llama Club Deportivo Atlas C.P, en el cual llevo cinco años jugando. Después de esto, a los 13 años fui convocada por primera vez a la Selección del Valle y fue como el inicio oficial en el fútbol.

El fútbol profesional requiere de largas jornadas de práctica. ¿Cómo fue la unión entre esto y el colegio?

Cuando fui a la Selección Colombia por primera vez estaba concentrada en micro ciclos cada 15 días y luego, cuando fue la concentración definitiva para suramericano, fueron casi dos meses. Esto me impidió completar de manera normal el colegio, por lo que perdí el año y tuve que repetirlo después del Mundial. Ahora me acabé de graduar luego de ingresar a un colegio en donde me permitieron estudiar y finalizar mi año en corto tiempo.

¿Cuántos torneos internacionales, mundiales y suramericanos hacen parte de su hoja de vida?

En total he jugado cuatro torneos oficiales y unos partidos amistosos en Italia con la Selección Colombia. También he jugado dos suramericanos con la Selección sub 20 y sub 17, y por último jugué un Mundial con la Selección sub 17.

¿Cree que el fútbol es de talento o disciplina?

Lógicamente uno tiene que nacer con cierto talento, coordinación que hay que desarrollar desde niño. Yo pienso que hay que tener un don especial, pero hay que tener disciplina para lograr las cosas. Hay casos en que el malo se vuelve bueno de repetir de manera disciplinada ejercicios o deportes, entonces es una unión entre las dos cosas.

¿Existen en la actualidad propuestas para jugar fútbol profesional en el exterior?

Sí, en este momento estamos analizando las propuestas que tenemos de Estados Unidos, Europa y Brasil. La idea es viajar para estudiar y jugar en cualquiera de estos lugares, pero por el momento no sé con cuál me quedaré, al final quien decide soy yo.

Los medios se han referido a su belleza física. ¿Cómo mantener esa armonía entre feminidad y fútbol?

Trato de cuidarme mucho, en la cancha y fuera de ella. Quiero probar que pese que es un deporte de hombres para poder jugar bien no es necesario perder la feminidad. Quise romper el paradigma y demostrar algo opuesto a lo que suele pensarse. Durante el Suramericano que acabamos de jugar traté de aislarme de todos los medios de comunicación y no escuchar ni leer nada de lo que decían, pero luego al terminar el torneo leí todo y puedo decir que en este momento para mi va primero mi rendimiento como futbolista.

Muchas niñas la ven ahora como un modelo a seguir, ¿cómo es un día en la vida de Nicole?

Me levanto y voy a entrenar al gimnasio, un centro de alto rendimiento en donde me tienen una rutina especializada para mi forma física. En la tarde voy a jugar fútbol y pues eso varía si llego a tener concentración o temporada con la Selección Valle. Si no hay, entreno solo con el Club Atlas. Teniendo en cuenta que el cuerpo tiene actividad física constante, los viernes son de descanso y se bajan las cargas para poder recuperar. Todo está en tener disciplina.

PAULA PIMIENTO
REDACCIÓN ELTIEMPO.COM
paupim@eltiempo.com