Archivo

Nos pidieron suspender, no demoler: Pedro Gómez sobre obra en Rosales

La firma dice que acatará la ley, pero que interpondrá un recurso de nulidad.

notitle
04 de febrero 2014 , 10:18 p.m.

Mientras no se resuelva la disputa jurídica entre un grupo de vecinos y la constructora Pedro Gómez y Cía., la continuidad de las obras de tres torres ubicadas en el corazón del barrio Rosales (Chapinero), uno de los más exclusivos de Bogotá, permanecerá suspendida durante un tiempo indefinido. (Lea también: 'Queda una incertidumbre jurídica')

Todo depende de lo que se demore la Sala Plena de la Corte Constitucional en decidir si declara o no la nulidad del proceso iniciado por la comunidad en el 2012, a través de una acción de tutela que busca la suspensión de la construcción del conjunto Serranías del Nogal (calle 79B n.° 4-26).

Hace dos años, la Corte había fallado en segunda instancia a favor de la comunidad; y en agosto del 2013, la sala quinta de revisión emitió una nueva sentencia, que confirmaba la decisión, después de que la empresa solicitó la revisión del fallo.

La polémica llegó a su punto máximo en enero, cuando se conoció la sentencia que había sido resuelta el 15 de agosto del 2013.

No obstante, según la firma y los propios vecinos, solo fueron notificados la semana pasada.

El recurso de nulidad será solicitado en los próximos días por la compañía, pues considera que la acción de tutela no es pertinente para suspender obras.

“Tenemos todos los permisos en regla y acataremos la suspensión, pero acudiremos a todos los recursos a los que tengamos derecho”, señaló el presidente de la firma, Pedro Gómez, durante una rueda de prensa en la que también estuvieron presentes abogados de la empresa y varios de sus empleados.

“La sentencia habla de suspender, no de demoler. Esperaremos la decisión de la instancia contencioso administrativa para proceder”, agregó Gómez.

Las razones de la Corte

El lío jurídico no solo tiene a Pedro Gómez y Cía. y a Colsubsidio (dueños del terreno) en vilo, sino a los propietarios de los 56 apartamentos vendidos hasta la fecha, de un total de 60.

Los vecinos han rechazado el proyecto desde el inicio. De hecho, Leonardo Bernal, dueño de un edifico en la calle 79 con carrera 5.ª, fue quien interpuso en el 2012 la acción de tutela.

La Corte cuestiona la resolución 1062 del 2007 de la Secretaría de Planeación Distrital, que cambió de dotacional a residencial el uso del predio donde se hace la obra. Por eso, la legalidad de la licencia de construcción quedó en el filo de la navaja.

Hasta el 2007, ahí solo se permitían edificios dotacionales, como colegios, centros culturales y hospitales, pero durante el gobierno de Luis Eduardo Garzón se cambió esa vocación para permitir edificios residenciales.

La firma señala que ha actuado según se lo ordena la ley. “El juez civil once decidió que suspendiéramos las obras durante cuatro meses, y acatamos. Ese mismo juez nos permitió continuar. Ahora volvemos a obedecer”, agregó Gómez.

¿Colegio o vivienda?

Según Luis Carlos Arango, presidente de Colsubsidio, cambiaron la sede del colegio ante las quejas de los vecinos sobre el ruido y la congestión vehicular que se producía en el sector. “Pero cuando comenzamos el proyecto, pidieron que continuáramos con el uso dotacional. No entendemos eso”, señaló.

Pedro Gómez expresó su voluntad de negociar con la comunidad.

“Buscaremos una solución conveniente y razonable. Si consideran que debe haber una universidad, un colegio, un hospital, o un centro comercial, podemos estudiarlo, pero no creo que eso valorice el sector”, señaló.

Roberto Uribe, abogado de los reclamantes, por su parte, afirmó que insistirán en su petición.

“Ahora queremos lograr la nulidad de la licencia. Si lo hacemos, el proyecto se hunde; si no, iremos por la acción popular”, dijo.

La cronología de la disputa

2006: Colsubsidio, de la mano de Pedro Gómez y Cía., plantea el proyecto de vivienda.

Diciembre del 2007: La Secretaría de Planeación emite la resolución 1062 y le cambia el uso del suelo al predio ubicado en la calle 79 B n.° 4-26. Pasó de ser dotacional a residencial.

Julio del 2010: Colsubsidio solicita la licencia de construcción para hacer adecuaciones, demolición parcial y reforzamiento.

2011: En febrero, la excuradora N.° 4 Nohora Cortés Cuéllar le concedió a Colsubsidio la licencia de construcción LC 11-40186. En abril se resolvió de manera desfavorable un recurso de reposición interpuesto por la Personería, el edificio Palos Verdes y otros. En julio, un fallo de primera instancia de la Corte Constitucional ordena la suspensión de la obra.

2012: Leonardo Bernal (vecino) interpuso acción de tutela por violación del debido proceso. En mayo, la Corte Constitucional falló a favor de la comunidad, en segunda instancia. En junio, Pedro Gómez y Cía. pide la revisión de la tutela.

Agosto del 2013: Corte confirmó los fallos de primera y segunda instancia.

REDACCIÓN BOGOTÁ