Archivo

Carros blindados llegaban con frecuencia a local de espionaje

Vecinos veían movimientos extraños dentro de un local que, a simple vista, era solo un restaurante.

notitle
04 de febrero 2014 , 09:07 p.m.

Hasta hace un par de semanas, al segundo piso del local desde el cual se hacía inteligencia a instituciones del Estado y a los negociadores del Gobierno en La Habana, iban a parar con frecuencia los clientes que almorzaban en el primer piso.

Allí pasaban largas horas frente a los videojuegos, que eran el negocio principal del lugar. En el primer piso tomaban almuerzos de entre 5.500 y 10.000 pesos.

Según algunos vecinos del local, en la diagonal 53, número 23-28, luego del allanamiento, ocurrido hace 13 días, fue desmontado el aviso del negocio, que se anunciaba como Buggly.

Habitantes de esta agitada zona del occidente de Bogotá aseguran que muchas veces vieron entrar y salir personas extrañas del lugar. “Llegaba gente en carros blindados, personalidades con escoltas, vimos hasta policías”, dijo una mujer que prefirió mantener su nombre en reserva.

Otro vecino, que tampoco quiso identificarse, dijo que siempre le pareció sospechoso que “un restaurante de comida corriente tuviera tanta seguridad”.

En el local, de acuerdo con lo que vieron muchas veces los vecinos, trabajaban de manera permanente dos personas. “Una pareja de jovencitos”.

El local, según contaron, era vigilado en las noches desde la terraza de un casino por una persona con apariencia de militar. Permanecía en la terraza más o menos hasta las 3 de la mañana.

REDACCIÓN JUSTICIA