Archivo

El Congreso Joven se tomó el Capitolio

Alumnos del colegio La Montaña asumirán el papel de los legisladores hasta el próximo viernes.

notitle
04 de febrero 2014 , 08:49 p.m.

Aquí sí se trabaja de verdad, es más, Santiago Vásquez Rodríguez, presidente del Congreso Joven, de corbata y pin conservador, tuvo que llenarse de argumentos para definir en qué se debía invertir el presupuesto, como siempre, uno de los debates más álgidos.

Como él, 101 ‘senadores’, 4 ‘ministros’, 7 secretarios, 21 logísticos y 31 periodistas, la mayoría alumnos del colegio La Montaña, decidieron meterse en el papel de líderes y prepararse durante seis meses para cumplir de lleno con sus responsabilidades. Con este ya completan ocho ediciones de esta actividad ideada por un estudiante en el 2006.

María Mercedes de Brigard, rectora y fundadora del colegio, recordó cuando David Zuluaga, un estudiante que solía participar en las simulaciones que la ONU lidera en varios colegios, le propuso hacer algo “más nuestro” y así se inició todo un plan para llegar hasta el Congreso de la República con esta idea.

Hoy, los estudiantes se preparan todo el año para saber cuáles son los proyectos que en la vida real se están debatiendo. “Aquí ya hemos discutido sobre reforma institucional del Estado, presupuesto nacional, aborto, eutanasia, pena de muerte, reforma de la salud”, decía con toda la seguridad del caso Santiago Vásquez (del partido Conservador), quien lleva cuatro años consecutivos en cargos de importancia en el Congreso Joven, porque además tienen que hacer méritos para llegar a ser el presidente del recinto.

El gimnasio La Montaña no se guardó la idea solo para sus estudiantes sino que decidió invitar a colegios de varias partes del país, entre públicos y privados, para que enviaran a sus delegados. Gabriela Bohórquez, del colegio Colsubsidio, ‘senadora del partido Liberal’, puso sobre la mesa el debate de las funciones del procurador Alejandro Ordóñez. “Cómo así que se puede destituir a alguien elegido a través del voto popular, pues que sea el pueblo el que lo destituya”, decía con vehemencia.

Y no solo eso, también habló de los giros que debe dar la educación. “Hay que tener un modelo con mejores ideales, pensar en grande y no quedarnos solo con lo tradicional”, explicó.

Los ‘ministros’ también le pusieron un toque interesante al debate porque tuvieron que estudiar para defender sus proyectos y responder a las críticas con propiedad. Alejandra Bonivento, a cargo de la cartera de Salud, fue clara en explicar la reforma. “Hay que acabar con eso de la integración vertical. Necesitamos agentes de la salud que presten un buen servicio sin pensar en el dinero y además se debe cubrir todo el territorio nacional”, explicó la ‘ministra’.

Todo el evento está a cargo de los estudiantes. Ellos apartan y piden los permisos para ocupar los recintos del Congreso, consiguen la papelería, la publicidad, los comunicados y hasta la comida. “Es la mejor forma de que los jóvenes no se desconecten del país”, dijo Brigard.

Esta actividad durará hasta el viernes 7 de febrero. El resultado: jóvenes con un mejor referente de la realidad. “Es un deber del colombiano saber de su país y es un error que un ciudadano no tenga una opinión fundamentada, que sus argumentos sean solo emocionales”, dijo Santiago Vásquez.

REDACCIÓN BOGOTÁ