Archivo

Buenaventura está en 'pañales' para enfrentar un tsunami

Bomberos dicen que en caso de un evento real no habría con qué enfrentarlo.

03 de febrero 2014 , 08:14 p.m.

El 12 de diciembre de 1979, cuando Tumaco y varias poblaciones de la Costa Pacífica casi desaparecen del mapa como consecuencia de un tsunami, llenó de miedo a los bonaverenses. La noticia de que ellos también corrían peligro se regó como pólvora.

“Se nos alertó y nos asustamos mucho, pero aconteció un pequeño oleaje que, a duras penas, sobrepasó el piso del puente El Piñal”, recuerda el historiador bonaverense Roberto Lozano Batalla.

Este evento sísmico será el punto de referencia del II Simulacro Binacional Colombia-Ecuador que este jueves y viernes pondrá a prueba al puerto vallecaucano frente a lo que sería una emergencia ocasionada por un sismo y un tsunami.

“En ese momento vimos el tigre, pero dentro de la jaula. En cualquier momento se sale y ahí vamos a ver qué tan preparados estamos”, dice el historiador.

El capitán de Bomberos de Buenaventura, José Herrera, es uno de los más preocupados.

“Se cumplirá con el compromiso internacional, pero en la realidad del Puerto no existen los medios, ni la logística para atender un evento de gran magnitud”, advierte el capitán Herrera.

“No sabremos cuándo, ni cómo se presentará un evento natural, pero es nuestro deber fortalecer la gestión del riesgo, generar las voces de alerta y prepararnos. Para eso es este ejercicios que nos permitirá mirar quiénes están listos y qué hace falta”, dice el director del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, Óscar Badillo.

En una población de más de 400.000 habitantes solo se cuenta con 162 bomberos voluntarios, una estación central, una subestación y una sola vía de acceso.

“La cosa no es tan sencilla, me preocupa cuando sea en vivo, cómo lo atenderemos”, dice el comandante Herrera.

Por Buenaventura pasa el 53 por ciento del comercio exterior del país, ahí están las instalaciones portuarias y terminales logísticos. Y a esto se suman las 5.832 empresas, según el último análisis de la Cámara de Comercio. También hay que considerar el almacenamiento y transporte de combustible, y el dinámico desarrollo urbanístico.

“Esto hace más compleja la operación porque no se ha tenido en cuenta que las emergencias pasan”, alerta Herrera.

Para el presidente de la Cámara de Comercio, Alexander Micolta, si bien se avanza en la concientización de la comunidad por parte de la Administración Distrital, que se ha sumado a la Política Nacional frente a la prevención de desastres, hay que reconocer que en un momento de crisis el municipio estaría en ‘pañales’.

“Buenaventura está creciendo, se construyen nuevos edificios y hay bomberos con voluntad, pero no equipos suficientes”, reconoce Micolta.

No es lo único que inquieta. Desde noviembre pasado, cuando fue liquidado el Hospital Departamental, la atención ha sido asumida por el hospital local Luis Ablanque de la Plata, mientras para los servicios de nivel 2 hay que viajar a Cali o a Buga.

Javier Riascos, director del CDGR de Buenaventura, dice que se cuenta con el apoyo de los organismos de socorro, la Fuerza Pública, la Armada y la Fuerza Aérea para responder al plan de acción durante el simulacro binacional y establecer las necesidades en caso de emergencia.

Simulacro oportuno

El director del Observatorio Sismológico y Geofísico de la Universidad del Valle (Osso), Elkin Salcedo, dice que hacer simulacros para prepararse no es descabellado como algunos piensan.

Aunque considera que este simulacro debió tener como referencia el sismo de 1906 con una magnitud de 8,7 grados en la escala de Richter, el quinto más grande de la historia que afectó la Costa Pacífica,

“Si se tienen en cuentan otros eventos sísmicos (1935, 1942, 1957 y 1979), en el mismo lugar, y se hace una regresión estadística, nos da un periodo de retorno entre 24 y 25 años aproximadamente. Eso quiere decir que, desde el 2004 estamos a la espera ese sismo”, dice el científico.

”Si el sismo de 1906 llegara a repetirse sería catastrófico por las condiciones actuales de vulnerabilidad de toda la Costa, especialmente para Tumaco, por eso este es el momento y la oportunidad para tomar medidas de prevención”, insiste Salcedo.

REDACCIÓN CALI