Archivo

Museo de Antioquia presenta libro de artistas antioqueños

El primer tomo de la Colección Maestros compila, a modo de homenaje, vida y obra de 12 creadores.

03 de febrero 2014 , 09:52 a.m.

‘Artistas Antioqueños’ es el primer libro de una serie que publicará anualmente el Museo de Antioquia con el patrocinio de Protección y el apoyo de EPM.

En él, Olga de Amaral, Félix Ángel, Fernando Botero, Rodrigo Callejas, Jorge Cárdenas, Gregorio Cuartas, Aníbal Gil, Óscar Jaramillo, Luis Fernando Peláez, Dora Ramírez, Aníbal Vallejo y Marta Elena Vélez, son descritos por una interesante cuota de escritores que dan cuenta de lo que fue y ha sido la experiencia vital de estos artistas en relación con su lugar de origen.

Ana Piedad Jaramillo, directora del Museo, expresó que la principal intención de este libro, junto con la exposición instalada en la Sala Ciudad de la Biblioteca EPM, es homenajear a los mencionados artistas en vida:

“El libro habla de una época muy concreta y se tuvieron en cuenta las siguientes premisas: debían ser artistas vivos antioqueños, que llevaran más de 40 años de trabajo y que representaran una fuerza en el arte local. Definitivamente esta es una generación muy particular, que aunque no es toda de la misma corriente, hizo historia y rompió con lo que se venía haciendo”.

Justamente es lo que agradece el maestro Callejas: “Este reconocimiento nos llegó a nosotros como memoria. A veces pasa post mortem; siquiera nos tocó vivos. Es una satisfacción muy grande porque desde niño estoy sumergido en el arte y este es un reconocimiento que a veces no ocurre, como sucede con muchos artistas ocultos”.

Según Nydia Gutiérrez, jefe de curaduría del Museo de Antioquia y quien escribió sobre el maestro Botero, con esto tienen como propósito encontrar el balance necesario entre el arte tradicional y el arte contemporáneo en Antioquia.

“Creemos que es importantísimo ser contemporáneos todo el tiempo; pero es también importante, sobre todo, con un museo que tiene la colección que nosotros tenemos, valorar el piso que sostiene lo actual”, expresó.

A su vez, Gutiérrez aseguró que los artistas de esta selección representan movimientos, flujos e intereses que corrían entonces y que constituyen ahora el espacio de la modernidad en el departamento.

Elkin Restrepo, por su parte, quien escribió sobre Óscar Jaramillo en el libro, aún recuerda que “el sentimiento y embriaguez que despertaron los años sesenta y setenta, el afán de pertenecer a algo más amplio que se cifraba, por lo pronto, en el propósito de “cambiar la vida” y el artista convertirse, subversivamente, en sujeto activo de ese cambio radical”, es lo que encontró en Jaramillo y en su generación.

“La urgencia de ser contemporáneos de todos los hombres, compartir una misma aventura, hablar el mismo idioma, y que aquello que realizaban, constituyera una ruptura, la urgencia de ser vistos bajo otra mirada. Esa era su motivación e impulso. Hoy, gracias al tiempo que pasa, podemos saber qué lograron y cuáles son sus conquistas y fracasos”, añadió Restrepo.

Para Aníbal Vallejo, en cambio, tanto la exposición como el libro fueron motivo de asombro: “Raro que la gente todavía esté pensando en si eso tuvo o no tuvo importancia en una época. Uno lo hizo porque le nacía y había que decir lo que uno quería en un momento oportuno. Yo tenía olvidado el cuadro porque está en la colección… Fue una sorpresa. No es lo mismo mirar esto 40 años después que haberlo visto en su tiempo”.

Por cierto, Vallejo destacó que trabajos como estos deben ser concatenados con los vigentes, pues así como ellos concibieron el arte con base en su bagaje, también lo hicieron con el que recibían del escenario en el que se desenvolvían y que de hecho buscaron transformar.

Algo similar pensó el maestro Jorge Cárdenas, quien además de elogiar el homenaje al decir que permitió reunir intereses muy distintos, añadió que la distinción no implica que se haya abolido cualquier manifestación moderna, por el contrario, que esta permite tener un conocimiento de cómo evolucionan los pensamientos.

“Ese es un problema complejísimo para mí y no sé si para los demás; si en un momento dado hubo el funcionamiento de una tendencia (como entonces), en este momento las tendencias son de un número tan incalculable que, lo único que pensaría, es que en ellas se impregne la personalidad del individuo y de su tiempo”, concluyó Cárdenas.

Por esta razón ‘Artistas Antioqueños’ es el volumen número 1 de la Colección Maestros que espera seguir produciendo tomos en los que, de acuerdo con Ana Piedad Jaramillo, se registre el trabajo de otros artistas como Hugo Zapata, Ronny Vayda y José Antonio Suárez, por ejemplo.

Así, los doce textos que hablan sobre el trabajo de estos creadores y que se acompañan de imágenes de sus obras, están firmados por académicos, historiadores y críticos de arte en Antioquia como lo son Alba Cecilia Gutiérrez Gómez, Julián Posada, Conrado Uribe, Efrén Giraldo, Darío Ruiz Gómez, Santiago Londoño Vélez, Nydia Gutiérrez, Carlos Arturo Fernández, Jairo Morales, Juan Luis Mejía, Alberto Sierra y, finalmente, el poeta Elkin Restrepo.

De tal manera que, para terminar con las palabras de este último mencionado: “El arte que se produce hoy en Antioquia es radicalmente distinto al anterior y habla el idioma de su época. Un arte que, en su propósito y aventura, conecta con lo que en el último siglo han sido las preocupaciones, experiencias y tentativas artísticas en occidente. La tradición que reclama no es la local, así sepa que es su etapa siguiente, sino la actual, la orbital.”

Manuela Saldarriaga H.
Para EL TIEMPO
Medellín