Archivo

FMLN, con ventaja en presidencial salvadoreña

Salvador Sánchez Cerén aventajaba al opositor Norman Quijano y rozaba el triunfo en primera vuelta.

notitle
02 de febrero 2014 , 11:41 p.m.

El candidato del gobernante e izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación nacional (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, aventajaba al opositor Norman Quijano y rozaba el triunfo en primera vuelta en las elecciones celebradas este domingo en El Salvador, según los primeros resultados oficiales difundidos en la página web del Tribunal Supremo Electoral.

Con un 65,54 por ciento de las mesas de votación escrutadas, Sánchez Cerén se imponía con el 49,05 por ciento de los votos, mientras que Quijano, de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) se quedaba con el 38,88 por ciento.  (Lea también: La izquierda se la juega en Costa Rica y El Salvador).

Así las cosas, y dependiendo de que Sánchez Cerén no consiga la mitad más uno de los votos, el país tendría que regresar a las urnas el próximo 9 de marzo para la segunda vuelta, en donde será clave el apoyo del candidato que marcha de tercero, el expresidente Elías Saca, que conseguía anoche alrededor del 11 por ciento de los votos.

La exguerrilla salvadoreña busca repetir mandato tras el triunfo en el 2009 del periodista Mauricio Funes, que se convirtió en el primer presidente de izquierda en la historia del país. (Lea también: Salvadoreños: por continuidad de la izquierda o retorno a la derecha).

Precisamente, estos dos sectores, izquierda y derecha, protagonizaron la guerra civil (1980-1992) en la que el FMLN enfrentó al Ejército y a escuadrones de la muerte.

Sánchez Cerén, que es el actual vicepresidente, es un maestro de profesión de 69 años, que aspira a formar “un gobierno abierto con la participación de los diferentes sectores”, y dijo que abrirá las puertas a todos los candidatos para trabajar juntos por “un gran acuerdo nacional”.

El gobierno que resulte electo, que deberá tomar posesión en junio, debe resolver el problema que genera la delincuencia común y las violentas pandillas (maras), a pesar de que una tregua entre ellas redujo los homicidios de 14 a 6,8 por día.

San Salvador
(Ee-AFP).