Archivo

Foro del lector

02 de febrero 2014 , 08:09 p.m.

La reconciliación

Señor Director:

Muy de acuerdo con su editorial ‘Reconciliación’ (2-5-2014), en el sentido de que si la paz ha de ser duradera, esta tiene que ser una construcción colectiva, no solamente entre los sobrevivientes de nuestro fratricida conflicto. Y claramente se comienza con autorreflexión. Porque reconciliación implica el restablecimiento de un vínculo que se había perdido. Pero, por razones de ingeniería social, los colombianos nunca hemos tenido un tema que aglutine nuestra mente y corazón, excepto el fútbol. Siempre hemos vivido separados, nos excluimos mutuamente por desconfianza y prejuicios heredados. Pero para lograr una paz integral y duradera se requiere que la estructura de poder que creó nuestra destructiva inequidad se reconstruya con principios y actitudes donde cada colombiano sea tenido en cuenta y se le provean las oportunidades. Entonces esa armonía producirá la paz verdadera y el desarrollo integral.

Jorge Porras

* * * *

Señor Director:

La reconciliación social, la convivencia pacífica, pensando, hablando, siendo amable, servicial, deben nacer en cada persona. No es suficiente firmar papeles si la intención está contaminada. La convicción es fundamental. La aplicación, persona a persona, es esencial. La confraternidad se gana con simpatía, sin prepotencia, sin humillar, dando más que recibiendo. Si queremos esa manoseada palabra, ‘paz’, que existan la libertad y la hermandad.

Juan Manuel Díaz Azuero

¿Qué deja el Día sin carro?

Señor Director:

El Día sin carro es un ejercicio ciudadano importante. Y de este deben sacarse conclusiones. ¿Qué tanto se descontamina? ¿Cuántos carros salen de circulación? ¿Qué implica para el comercio? Creo que vale la pena y que es una iniciativa ecológica que desestimula el uso del carro, pero que ojalá sea para todos, porque había muchos particulares rodando. Y que no circulen las motos, que también contaminan. Eso sí, se necesita un transporte digno. Otra cosa es que ciudades como Bogotá deben continuar con las ciclorrutas y cuidar a los ciclistas, porque la inseguridad es muy preocupante.

José Francisco Piñeres

* * * *

Señor Director:

Ayer, como cada año, aumentó el número de vehículos con permisos. Antes era una mancha amarilla, hoy es amarilla y blanca (carros con placa blanca), invento para evadir pico y placa y restricciones; carros particulares disfrazados de públicos, más los carros con escoltas. Mejor dicho, para qué. ¿Para pocos? Absurdo. De 6:30 a 8 a. m., era un mar de vehículos transitando. Entonces, ¿cuál es la medida?

Hernando Rivera

Colonias por cárcel

Señor Director:

Se dice que el ocio es el padre de todos los vicios. Parece que no es descabellada la propuesta de suministrarles marihuana a los hoy enviciados con basuco. Sin embargo, sería conveniente que todos los colombianos apoyáramos la creación de colonias donde podrían habitar quienes se encuentran en condiciones de trabajar, dedicándolos a explotaciones agrícolas u otros oficios productivos. Allí también podrían ir muchos beneficiados con la figura de casa por cárcel, pues el mantenerlos en su vivienda nos ha demostrado que fácilmente evaden los controles y continúan delinquiendo, así estén dotados de brazaletes u otros medios de control.

Gabriel Vanegas Cantor