Archivo

Negociadores del Gobierno viajan a Cuba para reinicio de diálogos

El tercer punto de la agenda está centrado en el problema de las drogas y el narcotráfico.

notitle
02 de febrero 2014 , 04:53 p.m.

Este lunes en La Habana, sede de los diálogos, se inicia un nuevo ciclo de negociaciones entre el Gobierno y las Farc centrado en el tercer punto de la agenda: el problema de las drogas y del narcotráfico.

Por lo anterior, el exvicepresidente Humberto de la Calle, tienen previsto partir desde este domingo para Cuba, donde se encontrarán con los delegados de las FARC, liderados por Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’.

El inicio de diálogos llega marcado por el anuncio que hizo el presidente Juan Manuel Santos, en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) celebrada, precisamente, en La Habana. "Ojalá en la próxima cumbre (de la Celac) en Costa Rica (en 2015) podamos decir que el conflicto armado en Colombia ha terminado. Seguiremos trabajando duro para que así sea" dijo Santos ante 30 presidentes del continente, pues los únicos ausentes fueron el panameño Ricardo Martinelli y el salvadoreño Mauricio Funes.

Durante su estancia en la isla caribeña Santos coexistió con la cúpula negociadora de las FARC, que está en Cuba desde el inicio de los diálogos en noviembre de 2012, pero con quienes descartó reunirse porque, según dijo, "no estaba en el programa".

Con quien sí se entrevistó el mandatario colombiano fue con los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Venezuela, Nicolás Maduro, quienes ejercen respectivamente como garante y acompañante del proceso de paz.

Precisamente Cuba y Venezuela jugaron un papel preponderante durante la gestión secreta del proceso de paz colombiano en los primeros meses de 2012. El inicio del ciclo también llega marcado por el protagonismo cobrado en los últimos días por el ELN y sus anhelados diálogos con el Gobierno colombiano.

El ELN es la segunda guerrilla del país después de las FARC y cuenta, según informaciones oficiales, con cerca de 1.500 combatientes. En los últimos días se ha especulado con que Ecuador acoja este proceso negociador o, al menos, juegue un rol importante, unas conjeturas alimentas por el propio presidente ecuatoriano, Rafael Correa, con el que Santos se reunió en La Habana.

"El señor presidente Santos y el pueblo colombiano pueden tener la seguridad de que aquí tienen a sus servidores y en lo que podamos ser útiles para alcanzar la paz solo tienen que decírnoslo", dijo Correa. Su canciller, Ricardo Patiño, fue un poco más allá al confirmar que Santos ya le ha planteado a Ecuador que acompañe a Colombia "en alguna de las actividades para los diálogos de paz".

Hasta ahora, los países que habían sonado con más fuerza para acoger los diálogos con el ELN eran Brasil y, sobre todo, Uruguay, cuyo presidente, José Mujica, se ha ofrecido en reiteradas ocasiones a Santos, pero ambos mandatarios no aprovecharon la ocasión de la Celac para reunirse en Cuba.

Sea como sea, los negociadores iniciarán este vigésimo ciclo negociador centrado en el problema de las drogas ilícitas y del narcotráfico, el combustible que alimenta el conflicto armado y que desangra a Colombia desde hace décadas.

Al término del último ciclo, las FARC propusieron incentivar los usos lícitos de cultivos de coca, marihuana y amapola en algunas zonas y bajo el control del Estado para usos nutricionales, medicinales, terapéuticos, artesanales, industriales y culturales.

Santos, por su parte, siempre reacio a que Colombia inicie un cambio unilateral en la política antidrogas señaló: "Si llevamos la discusión sobre drogas a la ONU va a ser mucho más abierta y productiva, deberíamos procurar todos que fuese en esa dirección".

EFE