Archivo

De recicladores a emprendedores con sentido social

Medellín tiene 3.662 recuperadores que trabajan para subsistir y minimizar el impacto ambiental.

02 de febrero 2014 , 11:59 a.m.

 “La labor que nosotros hacemos es una ayuda muy importante para el medio ambiente”.
Así se expresa Mari Andrea Álvarez, quien hace 21 años decidió trabajar como recicladora. El motivo para su decisión, cuenta ella, fue su gusto por ayudarle al mundo y por la satisfacción de “regalarle a su hijo un mejor futuro, aire limpio”.

Los residuos sólidos que son recuperados de las canecas de basura para que no sean llevados al sitio de disposición final, La Pradera, –ubicado a 55 km de la ciudad–, representan un factor importante en materia de espacio, puesto que aumenta la vida útil del relleno sanitario.

El fortalecimiento de la actividad y la dignificación de la labor que Mari realiza son el producto del enfoque que la Secretaría de Medio Ambiente del municipio viene desarrollando en lo referente al aspecto humano de la recuperación de los residuos sólidos en Medellín.

De los 3.662 recicladores censados por las autoridadesby caracterizados en la ciudad 1.787 son formales, 469 informales, 438 ocasionales y 968 son habitantes de la calle. El secretario (e) de Medio Ambiente, Guillermo León Diosa, explica que los recicladores formales están incorporados a una vida productiva de empleo formal con prestaciones sociales. “Así llegan al engranaje productivo de la ciudad y el país”, agrega el funcionario.

Sin importar que los recicladores tengan oficio formal o informal, es decir, se encuentren o no agremiados a una organización, fundación o grupo de trabajo; la secretaria pretende que sean reconocidos como personas que protegen, conservan y contribuyen a la minimización de residuos sólidos.

Augusto Enrique Calderón es otro reciclador. La labor la desempeña desde hace 14 años y a ella llegó impulsado por la independencia económica y laboral que según él genera esta actividad.

Además, porque piensa que “la separación de material es importante no solo para la ciudad sino para el mundo. Las personas que trabajamos en esto colaboramos con el mejoramiento del medio ambiente y de la calidad de vida”.

En la actualidad Álvarez y Calderón no pertenecen a ninguna fundación o institución, los motivos son diferentes; pero concuerdan en la decisión de realizar su trabajo de forma digna para conseguir el sustento familiar día a día.

Diosa, encargado de Medio Ambiente, asegura que se está cambiando la imagen del reciclador desorganizado e indeseable, por la del recuperador de residuos capacitado y que ha logrado tecnificar su labor gracias al acompañamiento que les han brindado.

Cubrimiento integral

La secretaria de Medio Ambiente tiene como alcance misional el apoyo y fortalecimiento a las organizaciones de recicladores en la zona urbana y rural.

“Implementamos la modalidad de capital semilla capacitando a personas para que tecnifiquen, apropien e incorporen la posibilidad de darle valor agregado a su trabajo, para aprovecharlo de una manera óptima”, afirma Diosa.

Consecuencia de esto existen dos centros de acopio urbano, uno en el barrio Colombia y el otro en sector del basar de los puentes. La zona rural cuenta con cinco acopios ubicados en los corregimientos de San Antonio de Prado, Palmitas, Altavista, San Cristóbal y Santa Elena.

Adicional al proyecto de recuperadores, esta secretaria brinda acompañamiento y asesoría en la parte empresarial a las unidades productivas que comercializan el reciclaje.

“En el 2013 capacitamos y fortalecimos 120 unidades productivas y para este año esperamos continuar con esa labor” expresa el ingeniero Santiago Sepúlveda, líder del proyecto social.

Oscar Eduardo Sánchez
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN