Archivo

Reelección, una moda en América Latina

Algunos mandatarios modifican las constituciones de sus países para darse más tiempo en el poder.

01 de febrero 2014 , 11:26 p.m.

Mientras la Constitución de Estados Unidos solo ha tenido 27 enmiendas desde 1787, la última en 1992, las de varios países en América Latina han sido modificadas en los últimos años para dar pie o ampliar la posibilidad de una reelección presidencial.

El Congreso de Nicaragua acaba de aprobar una reforma parcial que establece la posibilidad de reelección indefinida, hasta ahora no contemplada.

Ortega, de 68 años, asumió la jefatura del Estado en 2007 para un periodo de cinco años; en 2012 inició un segundo mandato y en 2017 puede afrontar un tercero, ahora que la Constitución le permitirá presentarse a las elecciones de 2016.

Por otra parte, la Constitución venezolana de 1999, promovida por Hugo Chávez al poco tiempo de llegar al poder, fue enmendada diez años más tarde para permitir la reelección inmediata de cualquier cargo de elección popular de manera continua o indefinida.

Chávez, quien fue presidente de Venezuela desde 1999 hasta su muerte en 2013, trató sin éxito de reformar íntegramente su propia Constitución en 2007, pero dos años después la ciudadanía dijo “sí” en un referendo, por ahora única enmienda a la Carta de 1999.

El presidente boliviano, Evo Morales, que acaba de cumplir ocho años en el cargo, promovió en su primer mandato la redacción de una nueva Constitución para “refundar” Bolivia. La Constitución de 2009 estableció que el máximo que una persona podía estar en el poder eran dos mandatos consecutivos, pero en mayo de 2013, en medio de una gran polémica, se promulgó una ley que permitirá a Morales ser candidato en los comicios de 2014.

También, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, que lleva en el cargo desde 2007, promovió una nueva Constitución, la de 2008, que limita a dos los mandatos presidenciales consecutivos.

Hace unos días ratificó que no tiene intención de cambiar la Carta Magna para seguir en el Palacio de Carondelet más allá de su actual mandato, que concluirá en 2017.

“Es un gran daño que una persona sea tan indispensable, que haya que cambiar la Constitución para afectar las reglas de juego”, señaló.

En Argentina, la última reforma constitucional, la séptima desde 1853, data de 1994 y una de sus novedades fue la introducción de la reelección presidencial inmediata por una sola vez.

Ahora, los partidarios de Cristina Fernández, reelegida en 2011, hablaron de hacerla “eterna” mediante una reforma que no progresó y la hoy presidenta no podrá ser candidata en 2015.

No es el deseo de perpetuarse en el poder de un gobernante lo que producirá pronto cambios en la Constitución de México, que data de 1917 y ha sido enmendada en varias ocasiones, la última en 2013.

El Congreso no prevé cambiar, en el periodo de sesiones que comenzó ayer, el sistema de elección presidencial por un solo mandato, el “sexenio”, pero sí introduce la reelección de cargos locales y de legisladores federales.

En Cuba, la Constitución de 1976 fue reformada en 1992 y no hay restricción para renovar mandatos, aunque el presidente Raúl Castro, reelegido por la Asamblea Nacional en 2013, anunció que promoverá una reforma para limitar los mandatos políticos a diez años y establecer una edad máxima para ocupar las principales responsabilidades del país.

Este es el panorama político colombiano por la reelección

En Colombia, la Constitución fue reformada en 2004, para establecer la posibilidad de la reelección inmediata por una sola vez, a instancias del entonces presidente, Álvaro Uribe, quien pudo así renovar el mandato en 2006. Los uribistas trataron de que su líder pudiera seguir en el poder más allá de 2010 por la vía de un referendo, pero la Corte Constitucional rechazó esa posibilidad. El actual presidente, Juan Manuel Santos, aspirará a un segundo mandato en los comicios de mayo de 2014.

EFE