Archivo

Estado, detrás de 130 bienes de expareja de Natalia París

'Julio Fierro' fue asesinado por la mafia hace más de 12 años. Fiscalía va por su herencia.

notitle
01 de febrero 2014 , 09:14 p.m.

La fortuna del narcotraficante Julio César Correa, el hombre que en la mafia era conocido como ‘Julio Fierro’ y que fue compañero sentimental de la reconocida modelo Natalia París, va camino de pasar a manos del Estado.

Doce años y cinco meses después de la desaparición del narco, que, según las autoridades, perteneció a la organización de Pablo Escobar, fiscales de la Unidad de Lavado y Extinción de dominio concluyeron que 130 bienes que estaban en cabeza de algunos familiares de ‘Fierro’ y que valen más de 10.000 millones de pesos tienen origen ilícito. Ninguna de esas propiedades tiene relación con la modelo, que en el expediente aparece solo como declarante.

La Fiscalía dice que ninguno de los actuales poseedores pudo explicar de dónde salió el dinero para comprar las propiedades, entre las que están el Hotel Portón de la 10.ª, la sociedad Fábrica de Blindajes Antioquia y Cía. Ltda., lujosos apartamentos y casas, lotes, locales y parqueaderos.

En abril del 2004, Natalia París le dijo a la Fiscalía que durante su relación con ‘Fierro’ –entre junio de 1998 y agosto del 2001, y de la que nació su hija– nunca tuvo indicios de sus actividades y que siempre lo vio al frente de la empresa de blindaje.

“Fue enfática en reconocer que la sociedad era de propiedad de su compañero, (...) lo que permite establecer que los titulares de las acciones y familiares corresponden a prestanombres o posibles testaferros”, se lee en el expediente, de 81 páginas.

En esa declaración, la modelo calificó a su pareja como “una persona muy trabajadora, honesta y de una familia buena”.

La Fiscalía dice que los hermanos de ‘Fierro’ narraron “en términos engalanados y pintorescos” que sus riquezas provenían de la ganadería, que aprendieron y heredaron de sus padres. “Resulta mítica y hasta fantasiosa (la versión)”, dicen los fiscales. En la investigación se documentaron movimientos de bienes de ‘Julio Fierro’ cuando él ya había sido desaparecido y, según los testimonios de exparamilitares, asesinado por orden de Carlos Castaño. La sospecha de que estaba negociando con la DEA habría originado el crimen. El cuerpo nunca apareció.

El narco, dicen los investigadores, tenía varias identidades. Aunque desde 1999 no tenía registros migratorios, sus propios familiares señalaron que permanecía en EE.UU. y que eran famosas las “fiestas y marranadas” (asados de lechones) que organizaba cuando regresaba al país. Ahora se rastrean esas otras identidades, para llegar a otros bienes adquiridos con dinero de la mafia.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com