Archivo

'Yo tengo una visión distinta de la petrista': Enrique Peñalosa

Aliados de Petro no quieren dejarlo pasar a consulta interna para buscar candidatura presidencial.

notitle
01 de febrero 2014 , 09:13 p.m.

Enrique Peñalosa es el segundo presidenciable con mayor intención de voto después del presidente Juan Manuel Santos (9 por ciento, según Cifras y Conceptos de hace una semana), pero los aliados del alcalde Gustavo Petro, que en septiembre pasado se tomaron el Partido Verde, le quieren enredar su derecho de, por lo menos, ir a una consulta en busca de ese título.

Peñalosa, uno de los ‘tenores’ que (con Lucho Garzón y Antanas Mockus) llevaron la divisa verde a su mejor momento político en el 2010, cuando obtuvo más de 3,3 millones de votos, está ahora a merced de que su partido cumpla el mandato de su congreso de inscribir su nombre ante la autoridad electoral como precandidato presidencial en una consulta popular. (Vea acá más noticias sobre las elecciones del 2014)

Los petristas, con gran influencia en la ahora Alianza Verde, han tratado de ponerle todas las condiciones para confirmarle el aval, más bien con la esperanza de que Peñalosa renuncie por fatiga que con la de confirmarlo.

Le han pedido, por ejemplo, que diga públicamente que no hará alianza con el expresidente Álvaro Uribe y que prácticamente respalde al alcalde Gustavo Petro, uno de sus más férreos contradictores.

Aunque la consulta aprobada por el congreso no necesita refrendación del Directorio Nacional de los ‘verdes’, Peñalosa ha ido a las deliberaciones de este órgano, pero, según sus aliados, solo ha recibido maltratos.

EL TIEMPO habló con Peñalosa sobre esta situación.

Si ya el congreso del partido aprobó la consulta, ¿qué es lo que debaten las directivas?

La idea no es imponerse por la fuerza de lo aprobado en el congreso y legalmente vigente, o del voto mayoritario, sino tratar de buscar consensos, construir partido.

Algunos contradictores suyos alegan que la consulta no es legal...

Claro que es legal, está descrita en detalle en el acta del congreso enviada al Consejo Electoral y aceptada por este.

Otros enemigos suyos quieren que se haga consulta con otros partidos en vez de consulta popular...

Lo último que aprobó el congreso, que es lo que prima, fue la consulta del partido.

¿También se ha puesto en duda la legalidad del congreso?

Si el congreso que ordenó hacer la consulta para escoger el candidato fuera ilegal, entonces sería ilegal también la actual Dirección Nacional, con participación de los Progresistas, que se conformó en virtud de lo aprobado en el mismo congreso y mediante la misma acta.

¿Por qué tanta preocupación de que usted vaya a hacer alianza con Uribe?

No voy a dejar de decir lo que creo para complacer a nadie, que Uribe entregó un país mejor que el que recibió. Claro que tengo diferencias con Uribe. Por ejemplo: desde el primer momento apoyé decididamente el proceso de paz. Si yo hubiera querido estar donde Uribe, estaría allá. Decidí quedarme en el Verde, en cuya construcción he trabajado durante años, no obstante las dificultades que he enfrentado, como las actuales.

¿Quieren que apoye a Petro?

Nunca tuve nada que ver con las firmas de la revocatoria porque no me parecía correcto, habiendo sido derrotado por él. Buscando la conciliación y la consolidación del partido, he dicho que estoy dispuesto a acatar la posición del partido con relación a la revocatoria.

Pero usted sí es crítico de Petro...

Tengo diferencias muy grandes con él, que podrían definirse como técnicas, con lo que ha hecho y especialmente con lo que ha dejado de hacer, que es más. He respaldado algunas cosas.

¿Cómo así diferencias técnicas?

Sí, por ejemplo: mientras que Petro impide el desarrollo en alta densidad del norte de Bogotá, que podría atenderse con transporte masivo, acaba de apoyar el túnel de la 170, que llevará a que el valle del Sopó se llene de conjuntos cerrados de baja densidad, totalmente dependientes del carro.

Pero dijo esta semana que está dispuesto a reunirse con Petro...

Un miembro de la Dirección Nacional dijo que por qué no nos reuníamos Petro y yo. Dije que no tendría problema en hacerlo. Supongo que no sería para hablar de decisiones del partido, ya que los funcionarios no pueden participar en política.

¿No le impondrán sus mayorías los petristas?

La ley de partidos incluye el principio del pluralismo, que garantiza la posibilidad de que existan tendencias distintas y protege las minorías. En la Alianza Verde hay tendencias distintas, y yo tengo una visión distinta de la petrista.

¿Entonces ese será siempre un partido dividido?

No... Cuando hicimos el Partido Verde, con Lucho, Mockus, y Fajardo, teníamos grandes diferencias. Pero entendíamos que era posible construir a partir de nuestras diferencias.

¿Le tienen miedo los petristas?

No es cosa de miedo; estoy acostumbrado a batallas más duras, pero constructivas. Como alcalde, quitamos carros de las aceras para hacer respetar a los peatones, recuperamos zonas como San Victorino y demolimos 600 edificaciones en el ‘Cartucho’, construimos ciclorrutas que hacen respetar a los ciclistas, construimos docenas de colegios de lujo en los barrios más pobres.

Con Metrovivienda hicimos una reforma urbana, adquiriendo terrenos bien ubicados y haciendo un urbanismo óptimo. Desde la Presidencia adelantaremos una gran reforma urbana, para que las ciudades y pueblos en los que vivirán el 90 por ciento de los colombianos estén bien ubicados, tengan grandes parques, etc.

Cuando un bus de TransMilenio pasa veloz junto a carros costosos en un trancón, es casi una foto de la democracia en acción, de la prevalencia del interés general. Bienvenida la izquierda, si izquierda significa construir una sociedad más igualitaria. Ahora bien, no creo en una izquierda a lo Maduro, la izquierda estatizante del siglo pasado. Estoy convencido de que la inversión privada es crucial para convertirnos en una sociedad más rica, con más oportunidades. A veces se necesita más gobierno y a veces menos. La prioridad tiene que ser mejorar la vida de los más pobres, pero hay que buscar la manera más eficiente de lograrlo.

REDACCIÓN POLÍTICA