Archivo

Dos billones de pesos para mover carga por el río Magdalena

Cuatro navieras han hecho millonaria inversión. En abril se adjudican las obras de navegabilidad.

notitle
01 de febrero 2014 , 07:00 p.m.

Con una inversión superior a los dos billones de pesos, cuatro empresas dedicadas al transporte fluvial de carga –Naviera Fluvial, Impala, Naviera Central y Río Grande–, ya encendieron motores para aprovechar la nueva cara que tendrá el río Magdalena.

Las compañías vienen comprando embarcaciones, repotenciando los remolcadores y las barcazas existentes y construyendo infraestructura portuaria.

La meta es que estas empresas y una decena de cooperativas de pequeñas navieras transporten 6 millones de toneladas al año. Actualmente solo se mueve un millón y medio, principalmente de petróleo y sus derivados. Las transportadoras están a la espera de que la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena) adjudique en abril las obras para recuperar la navegabilidad del río.

En la puja –por la concesión de 13 años y 2,2 billones de pesos– están tres consorcios conformados por nueve empresas de España, Bélgica, Brasil, Holanda y Colombia. Las obras de dragado de mantenimiento se inician 6 meses después de la firma del contrato, y las de encauzamiento, 18 meses después.

“Antes del primer año del contrato ya estarán dadas las condiciones para que haya un transporte fluido de carga en los 652 kilómetros desde Barrancabermeja hasta Barranquilla”, afirma Augusto García, director de Cormagdalena.

Con las obras se podrán movilizar convoyes de 7.200 toneladas desde Barrancabermeja hasta Barranquilla; 6.000 toneladas entre Puerto Berrío hasta Barrancabermeja y 800 toneladas en Puerto Salgar a Puerto Berrío. El funcionario asegura que una vez estén dadas las condiciones de navegación vendrá la construcción de nuevos puertos y la reactivación de los existentes.

Hoy hay 12 puertos desde el Puente Pumarejo hacia aguas arriba del Magdalena. La proyección es tener 12 adicionales, de los cuales cuatro quedarán en Gamarra (Cesar) y tres en Barrancabermeja (Santander).

En Puerto Salgar, Puerto Berrío, Malambo, La Gloria y Tamalameque habrá un nuevo puerto en cada uno.

En Barrancabermeja, la suiza Impala inaugurará su puerto a mediados de este año. La multinacional tiene altas expectativas respecto a las obras que mejorarán la navegabilidad del río. “Harán que sea mucho más eficiente la cadena logística del país. Creemos que estas obras le permitirán al país insertarse efectivamente en los mercados internacionales, a la luz de los TLC, y diversificar su capacidad exportadora”, dice Alejandro Costa, gerente de Impala Colombia.

La principal carga que se va a transportar por el río será no perecedera. “Creemos que la carga que va a jalonar el desarrollo del río serán los líquidos con ocasión del importante crecimiento de explotación en hidrocarburos que ha presentado el país en los últimos años”, afirma García.

Sin embargo, se espera que las flotas que surcarán el Magdalena también movilicen los carbones metalúrgicos de Cundinamarca y Boyacá, que hoy registran menores precios internacionales y, por ende, requieren menores costos internos de transporte; contenedores, cemento y materiales de la industria metalúrgica.

También será para pasajeros

El transporte que se habilitará no será solamente para carga sino también para pasajeros. Cormagdalena y el Viceministerio de Turismo, en convenio con Fontur, están adelantando un estudio que permitirá que el Alto Magdalena y Mompox (Bolívar) se conviertan en un destino turístico mundial. Inicialmente con las obras que se están contratando será para carga, usando principalmente barcazas.

Naviera Fluvial, la empresa más veterana

Naviera Fluvial es una de las más veteranas en el negocio, opera en el Magdalena desde 1920. Se ha especializado en el transporte fluvial de hidrocarburos (en su mayoría combustóleo), carga general, contenedores, cereales a granel y productos siderúrgicos (alambrón, palanquilla, láminas, etc.).

En promedio transportan un millón de toneladas por año. Entre sus clientes están Ecopetrol, Sofasa, Acerías Paz del Río, Productos Familia, Incubadora Santander, Italcol y otros. Las inversiones realizadas desde el año 2000 superan los 80.000 millones de pesos, que se han usado en la construcción de un nuevo tipo de remolcador, la repotenciación de 6 remolcadores, construcción de 17 botes, conversión de 10 botes para transporte de cereales a granel y conversión de 25 botes para transporte de contenedores.

Acero y granos mueve Seacor

Naviera Central es filial de la compañía estadounidense Seacor y empezó a operar desde el 2003 en el río. Se encarga del transporte de carga líquida a granel y seca, contenedores y sobredimensionada, y del almacenamiento de carga en Magangué (Bolívar). A la fecha ha invertido 5.000 millones de pesos en la compra de remolcadores y barcazas y en la adecuación de infraestructura portuaria. La empresa mueve en promedio 50.000 toneladas de carga seca (granos, acero y cemento) y 250.000 barriles de hidrocarburos. La naviera tiene entre sus clientes compañías importadoras, distribuidoras y transformadoras de acero, cementeras y productoras de concentrados.

Impala invierte más de US$ 900 millones

La suiza Impala es una subsidiaria de Trafigura, con presencia en 30 países y especializada en la logística del petróleo y sus derivados. La compañía realizó la primera operación multimodal por Barrancabermeja en septiembre del 2012, y en el segundo semestre de este año inaugurará su puerto internacional, el cual tendrá la capacidad para movilizar 1,5 millones de toneladas de carga seca al año. Contará con cinco subterminales que tendrán capacidad para almacenar 30.000 toneladas de graneles sólidos en sus dos silos, 720.000 barriles para hidrocarburos y 100.000 toneladas de carbón.

La naviera ha proyectado inversiones por más de 900 millones de dólares, un monto similar a lo que costó la modernización del aeropuerto El Dorado. De este valor, más del 60 por ciento se ha destinado a la adquisición de equipos como barcazas de carga líquida y seca con doble casco (que reducen el vertimiento en caso de accidente). Además invirtió 3,5 millones de dólares en el Centro de Entrenamiento de Navegación Fluvial.

CHRISTIAN PARDO QUINN
Redactor de Economía y Negocios