Archivo

Israel responderá si Rusia da misiles a Siria

Para el gobierno judío es inaceptable que Damasco use armas estratégicas.

30 de mayo 2013 , 10:56 p.m.

Las advertencias en tono firme se oyen hace ya varios días y el mensaje es terminante: Israel se opone categóricamente a que se concrete la transacción pactada años atrás entre Rusia y Siria para el abastecimiento al régimen de Bashar al Asad de sistemas avanzados de misiles antiaéreos S-300, de los más sofisticados del mundo.

Al considerar que estas armas rompen el equilibrio estratégico, Israel da a entender que no se quedaría cruzado de brazos si llegan a manos de Siria.

La pregunta es si ello, necesariamente, significa que es cuestión de tiempo para que Israel los ataque. A pesar de la sensación general de preocupación por los sucesos en Siria y del tono de las advertencias israelíes, la respuesta es “no”.

Hace pocos días, el asesor de seguridad nacional del gobierno israelí, el general retirado Yaakov Amidror, dijo en una reunión con 27 embajadores de la Unión Europea que Israel tendrá que impedir que los misiles en cuestión, si llegan a Siria, sean operativos.

Según informó la prensa local, en dicho encuentro a puertas cerradas Amidror aclaró que tanto Israel como Estados Unidos continuarán recurriendo a la diplomacia para impedir que los misiles se vuelvan una amenaza.

Es una terminología ambigua, pero indica que, si se convence a Rusia de frenar el envío de algunas partes clave en el sistema, los misiles no podrían funcionar. Otra opción, claro está, es neutralizar su funcionamiento por otros medios, como la guerra electrónica.

Al Asad dijo ayer en una entrevista que el primer envío de misiles rusos ya llegó y que “el resto arribará pronto” e indicó que si Israel ataca territorio sirio, su país “responderá de inmediato”.

Es simbólico que justamente esta semana, al agudizarse el debate, Israel dedicara varios días a un ejercicio de defensa civil, en el que se simuló la caída de misiles con ojivas convencionales y no convencionales en todo el país. Su programación, se informó, no fue una decisión de los últimos días, sino de hace varios meses.

Es que con los S-300 de Rusia o sin ellos, hace ya mucho tiempo que todo el territorio de Israel puede ser alcanzado por misiles en poder de Siria. Y ese es solo uno de los frentes que los israelíes toman en cuenta al entrenar a su ciudadanía para lidiar con una eventual situación de emergencia.

JANA BERIS
Corresponsal de EL TIEMPO
Jerusalén.