Archivo

Matices de la maternidad / OPINIÓN

30 de mayo 2013 , 09:26 p.m.

Hoy termina mayo, ese mes dedicado a reconocer los méritos y la abnegada labor de las madres; porque debemos reconocer que la mayoría, con los errores y aciertos naturales de los seres humanos, convierten la labor maternal no solo en su prioridad, sino que además cumplen con ella con una generosidad infinita.

Sin embargo, no puedo pasar por alto que en este mundo que nos tocó vivir, alocado para algunos o totalmente descompuesto para otros, nos enfrentamos a realidades inimaginables antes. Desde aquellas mujeres que se obsesionan con la maternidad y no dudan, al no poder concebir, en adueñarse de bebés ajenos. Por desgracia, los casos de rapto de niños, especialmente recién nacidos, no son ninguna rareza hoy.

En el otro extremo están quienes no tienen inconveniente en prestarse para delitos como la trata de menores vendiendo a sus hijos, como el caso de la mujer que hoy se roba la atención de los medios, tras intentar vender a su bebé recién nacida.

Y en la mitad de estos extremos están quienes violan, maltratan, explotan y asesinan a sus hijos o se lo permiten a otros, como se ve a diario en el maremágnum de noticias. Alocado o descompuesto, este mundo nos pone a pensar en la responsabilidad de todos frente a la realidad.

MARÍA ISABEL BARRAGÁN