Archivo

Bogotá aún está lejos de tener una línea de buses 'verdes'

Traer nuevas tecnologías en transporte implicaría modificar contratos y nueva infraestructura.

notitle
30 de mayo 2013 , 09:09 p.m.

Los días de dejar de tragarse el humo de los buses y de tener un servicio de transporte público movido por vehículos eléctricos o híbridos aún están lejos de llegar. Hace ya un año que el alcalde Gustavo Petro expresó su intención de implementar tecnologías limpias en TransMilenio y el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) “de inmediato”, pero este salto será complejo y costoso.

Hoy, un biarticulado cuesta unos 950 millones de pesos, uno eléctrico valdría unos 1.400 millones y uno híbrido, 1.200 millones. “Sin subsidios no funcionará y la tarifa técnica (y el pasaje) tendría que subir para cubrir el costo de los buses”, explicó Andrés Jaramillo, de la empresa operadora Express del Futuro.

En el medio también están los contratos con los operadores del servicio. La alcaldía extendió los de las fases I y II por tres años más –con diésel– y a los del SITP aún les quedan 22 años de vida. Así, para involucrar nuevas tecnologías los contratos deberían cambiar; si no, el proceso tardaría mínimo tres años más.

“Estamos dispuestos a revisar los ajustes para no romper el equilibrio contractual de los operadores”, señaló Fernando Sanclemente, gerente de TransMilenio.

De hecho, ya se concretaron 78 citas entre varios de los 16 operadores de sistema y 23 proveedores nacionales e internacionales gracias a una rueda de negocios organizada por el Distrito. Hace dos años, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó 80 millones de dólares para que Bogotá haga el cambio.

REDACCIÓN BOGOTÁ