Archivo

Consejo de Estado da giro frente a las megapensiones

El tribunal, que en el pasado dio vía libre a dichas mesadas, ahora le puso reglas.

30 de mayo 2013 , 03:41 p.m.

Apartándose de una línea jurisprudencial que mantuvo durante varios años, y acatando el histórico fallo de la Corte Constitucional que tumbó las megapensiones, el Consejo de Estado negó dos demandas que pretendían el reconocimiento de más beneficios a las mesadas de dos excongresistas.

En dos sentencias, la Sección Segunda del ese tribunal estableció reglas para conceder pensión a congresistas bajo el régimen especial que los cobija y advirtió que sólo tendrán derecho al régimen especial de pensión quienes, a partir del 18 de mayo de 1992 (la fecha de entrada en vigencia de la Ley 4 de 1992), estuvieran trabajando en el órgano legislativo.

También precisó que el régimen de transición para quienes tengan derecho a la pensión en estas condiciones se aplicará únicamente a quienes ejercían como legisladores antes del primero de abril de 1994, fecha de la entrada en vigencia de la Ley 100 que estableció el régimen general de pensiones. Además, conforme a los dispuesto en esa norma, los hombres deben contar mínimo con 40 años de edad y las mujeres 35.

Las sentencias negaron dos demandas en contra del Fondo de Previsión Social del Congreso (Fonprecon), presentadas por un exparlamentario y por la familia de un exrepresentante a la Cámara ya fallecido. Ellos reclamaban el reconocimiento de la pensión con base en el régimen especial y de transición de congresistas, teniendo en cuenta que habían sido elegidos como miembros de ese organismo para el periodo 1990 – 1994.

El fallo acogió una ponencia del magistrado Gustavo Gómez Aranguren quien concluyó que, "cuando se pretende el reconocimiento de la pensión, dicha petición se debe elevar con fundamento en la normativa vigente para la fecha de la consolidación del status pensional y no a la luz de las normas que en el futuro regularán ese asunto (...).

Carlos Enrique Muñoz Paz, uno de los demandantes, fue representante a la Cámara entre el 20 de julio de 1978 y el 30 de noviembre de 1991. El consejo de Estado señaló que en este caso el excongresista laboró 16 años, 2 meses y 23 días y no validó los cuatro años que le restaban para cumplir los 20 años que exige la ley para jubilarse, y que pretendió justificar con la publicación de unas obras de enseñanza.

La otra demanda fue presentada por Martha Elena Vélez Rico, esposa del exrepresentante a la Cámara Humberto de Jesús Saldarriaga y quien fue congresista entre el 20 de julio de 1990 y el 30 de noviembre de 1991.

REDACCIÓN JUSTICIA