Archivo

Que la despenalización estimule el consumo, es un mito

notitle
29 de mayo 2013 , 04:47 p.m.

En un Estado democrático lo único que debe hacerse es intensificar y profundizar las campañas educativas, y las políticas sobre prevención y disminución del daño.

Ilustrar a las personas, especialmente a las más jóvenes, acerca de los efectos nocivos que pueden seguirse del consumo, no garantiza que vayan a abstenerse, necesariamente, de usarlas, pero es una condición esencial para que su decisión sea libre.

Hay que descreer del mito de que la despenalización del consumo estimula el mismo. Recientemente enfatizó esta observación el experto Mark Kleiman (de Harvard) en una entrevista publicada por El Tiempo.

Quienes arguyen, como el Procurador, que a partir de la Sentencia 221 de 1994 se incrementó el consumo, olvidan 2 cosas: 1) que no se despenalizó para que el consumo disminuyera (pensarlo es absurdo) y 2) que si el consumo no constituye una infracción penal, quienes no confesaban ser consumidores (lógicamente por temor), ahora no tienen inhibición alguna para decir la verdad.