Archivo

'Los migrantes son testigos del derrumbe de sueño americano global'

La escritora Laura Restrepo habla de su nueva novela 'Hot Sur'.

notitle
29 de mayo 2013 , 12:51 a.m.

 

Los indocumentados que viven en EE.UU. son testigos de excepción del "derrumbe" del "sueño americano global", aquel que se extendió por el mundo al abrigo del capitalismo y que la novelista colombiana Laura Restrepo considera enterrado por la actual crisis económica.

"El primer mundo está viviendo en carne propia ahora que a veces parece no haber salida, ni salud, ni trabajo, ni futuro, ni techo, ni posibilidades ni justicia, matoneo de unos cuantos que se enriquecen de la manera más impune sobre la sociedad en su conjunto", afirmó la escritora.

Varios de estos "sin papeles" protagonizan la nueva novela de Restrepo, ‘Hot sur’ (Planeta, 2013), "una historia de caminos abiertos y de gente que se anima a recorrerlos". En el libro, que será presentado el próximo 5 de junio en México, "el Sur aparece no tanto como territorio geográfico sino como territorio de marginalidad, pero también de libertad, de territorio abierto en contra del acotado, del Norte reglamentado, jerarquizado", explicó.

Las más de 500 páginas de la obra, dijo, contienen "una historia de aventuras" que encierra "una suerte de novela negra" y, a la vez, una proclama contra "lo políticamente correcto". La historia es protagonizada por un puñado de indocumentados de origen latino en Estados Unidos que enfrentan "dificultades, algunas insuperables", para insertarse en la sociedad de acogida.

Estos seres están acompañados en una "aventura conjunta" por estadounidenses blancos que a veces les discriminan, pero otras les entienden y acompañan en sus tribulaciones y ellos mismos se dan cuenta "de toda la libertad que se ha perdido", apuntó Restrepo.

La escritora huye de los tópicos derrotistas con personajes como María Paz, una mujer inmigrante acusada del asesinato de su marido, un policía blanco estadounidense, que se levanta valiente para defenderse de una sociedad que la rechaza. En novelas anteriores, como "La multitud errante" (2001), la también periodista ya ha buscado en indocumentados a "personajes poderosos". "Contra la aparente imposición de los muros yo quería pensar más bien en la fuerza del camino, (...) la fuerza fundacional, el valor de dejar atrás, de seguir horizontes nuevos, quería ese sentido de aventura que podía tener eso", comentó. Premio Nacional de Literatura de Colombia (2007), Alfaguara de Novela con ‘Delirio’ (2004) y Sor Juana Inés de la Cruz de Novela (1997), Restrepo confesó que la obra reniega de un sistema que obliga a la gente a "estar parando cada dos pasos porque hay un tipo ahí con un fusil y un uniforme que te pide un documento".

"El problema no son los indocumentados, son los documentos, y nos están ahogando en documentos, y en muros, y en visas, y en jodas que además no tienen nada que ver con la historia de la civilización", agregó. En ‘Hot sur’ capturó "uno de esos momentos de cambio que uno percibe como fundamentales, que aletean por ahí", el del desengaño con un modelo de sociedad capitalista que no ha satisfecho las promesas "de bienestar, de democracia, de igualdad".

"A mí me parecía muy llamativa la idea de que, en particular en estos días, estamos viviendo el derrumbe del viejo sueño, el 'sueño americano' no solo entendido como el deseo de ir a EE.UU., sino más amplio, el 'sueño americano global' que hemos ido construyendo en todos los países a lo largo y ancho del globo", dijo.

"Lo interesante es que ahora parece ser una percepción muy masiva, y no solo un asunto del Tercer Mundo en donde el estado permanente de crisis hacía que eso se viviera de manera aguda", añadió la exguerrillera del M-19. La autora de novelas como ‘La isla de la pasión’ (1989), ‘Dulce compañía’ (1995) y ‘Demasiados héroes’ (2009) se mostró escéptica sobre la reforma migratoria en Estados Unidos. "Se sacan de la manga estas reformas que sí favorecen a alguna gente, pero que generan una división también tremenda: aparecen como indocumentados de primera, de segunda y de tercera", señaló. No obstante, indicó, "es una realidad que se le impone al presidente (Barack) Obama porque estuvo ahí, en la cuerda floja, y de alguna manera el voto latino lo rescata, lo que jamás se debió esperar".

EFE