Archivo

700 policías se tomaron la 'olla' de Brisas para combatir delincuencia

Hubo 12 capturas, incautación de drogas, armas y dinero en plan contra microtráfico.

notitle
28 de mayo 2013 , 07:23 p.m.

Lo primero que vio Manuel García* –un vendedor ambulante– al salir de su casa en el sector de Brisas del Guatiquía, no fue el puente amarillo sobre el río, sino una nube de policías por las calles del complejo barrio en motos, patrullas y armados hasta los dientes.

“A penas pisé la calle enseguida me requisaron, vienen por las ‘ratas’ –como llaman a los ladrones en el sector–, eso está bien, a ver si esto mejora”, dijo Manuel, en medio del despliegue operativo que realizaron el martes 700 policías de distintos grupos para atacar la delincuencia en desarrollo del plan para acabar la ‘olla’ de Brisas.

En la madrugada del martes un despliegue de Fuerza Pública ocupó los barrios Brisas del Guatiquía, La Lambada y Las Delicias, este último identificado como el de mayor concentración de expendios de vicio en la ciudad.

De hecho, entre el grupo de policías llegaron de la Dijín, la Sijín y Sipol con 48 órdenes de allanamiento a casas en las que, según las investigaciones que adelantan desde el año pasado, son guaridas de ladrones, de expendio de drogas y tráfico de armas, por lo que serían objeto de procesos de extinción del dominio.

Al cierre de esta edición, según un balance preliminar de la Secretaría de Gobierno de Villavicencio, hubo 12 capturados, incautación de drogas, dinero en efectivo y de armas.

“Me parece bien que esto lo hagan más seguido, es que uno ya no duerme tranquilo, los ladrones se meten por los tejados y las puertas a robar de noche. Yo llevo más de 30 años en el barrio y esto no era así, son muchachos que no quieren hacer nada, ni trabajar, ni estudiar, sólo quieren la vida fácil”, manifestó una mujer del barrio.

No cayó ‘el Diablo’ de la ‘olla’

En Brisas del Guatiquía dicen que alias ‘el Diablo’, considerado el ‘capo’ de la ‘olla’, tiene pactos siniestros y que por eso logró escapar el martes.

Otros, más terrenales, aseguran que el hombre fuerte de Brisas tiene una red de informantes que lo mantiene al tanto de lo que hace la Policía. “Más se demora una patrulla en entrar al barrio, que él (‘el Diablo’) en saberlo”, señala un habitante del sector.

También aseguran que para evadir cualquier acción de las autoridades o de sus enemigos, ‘el Diablo’ no duerme en la misma casa.

Lo cierto es que para los organismos de seguridad este hombre es considerado un objetivo primordial en la lucha contra el microtráfico. Tanto así que el coronel (r) Fernando Sandoval, secretario de Gobierno de Villavicencio, asegura que “pronto le llegará la hora, ese muchachito caerá”.

REDACCIÓN LLANO 7 DÍAS