Archivo

¡Uy! / El lenguaje en el tiempo

28 de mayo 2013 , 04:36 p.m.

Cita: “¡Huuy, qué dolor!”.

Comentario: Este grito, escrito en la pasada entrega de la revista Elenco, nos permite hablar sobre uno más de los recientes cambios ortográficos.

La interjección ¡uy!, que sirve para expresar dolor agudo o asombro, figuró por muchos años en el Diccionario de la lengua española, Drae, con h inicial, mientras que en la mayoría de cómics, noticias y titulares en que se usaba se escribía sin h. Eso exigía constantes correcciones de los cazadores de gazapos, ¡otra vez, el mismo error!, ¡mire el diccionario!

La Academia, con sensatez plausible, decidió incluir en la próxima edición del Drae la forma uy, sin hache, como opción preferible a huy, con h. El cambio aleja esta interjección española de su raíz latina hui, pero la acerca más al uso y a su semejante ¡ay!, quejido que debe ser escrito sin h, puesto que hay, con h, es inflexión del verbo haber.

Para completar la colección, el Drae podría incluir la interjección ¡ey!, que se usa para llamar la atención, y que se suele escribir ¡hey!, ya que procede del inglés, idioma en el que tiene esa misma escritura, con h. A fin de no enredar a los escribientes, valdría la pena establecer, entonces, que las interjecciones ¡ay!, ¡ey! y ¡uy! se escribieran así.

La h, no lo olvidemos, se ha ido perdiendo en muchas otras palabras, como harpa, harmonía, alhelí, bahareque, pitahaya, cuya escritura actual es arpa, armonía, alelí, bareque, pitaya.

Dé y sé

Pregunta: ¿Cuándo se tilda dé?, Jorge París L.

Respuesta: Cuando es verbo, “dé un paso adelante”, “cuando me dé la información completa, le digo si compro”. Se tilda para distinguirlo de la preposición de “¿de qué sirve ser bueno?”, “de mucho”. Quizá en esos ejemplos no se vea la necesidad de la distinción, pero es necesaria en casos como “dé la información correcta” y “de la información correcta depende que lleguen”.

Otro verbo monosílabo que se tilda es sé, tanto cuando es inflexión de saber, “ya sé que me van a pagar”, como cuando lo es del verbo ser, “¡sé valiente, hijo mío!”, para distinguirlo del pronombre, “se venden casas”. No es descartable que aparezcan ambos en la misma frase, “ya sé que se fue”.

FERNANDO ÁVILA, DELEGADO DE LA FUNDÉU BBVA EN COLOMBIA.