Archivo

Indagan supuesto castigo contra militares asesinados por el Eln

Ejército evaluará denuncia de mamá de uno de ellos. Dijo que los enviaron a Chitagá como sanción.

27 de mayo 2013 , 10:54 p.m.

Luego de la denuncia de la mamá del cabo Juan David Romero –uno de los 11 militares asesinados por el Eln la semana pasada durante un ataque en Chitagá (Norte de Santander), en el que también fue secuestrado un uniformado– en el sentido de que los militares habrían sido trasladados a esta zona del país para cumplir un “castigo” por la supuesta pérdida de dinero de un oficial, el Ejército anunció este lunes una investigación.

La Segunda División del Ejército indagará entre los soldados de la Quinta Brigada, unidad de la que hacía parte la patrulla atacada, para determinar la validez de las declaraciones de Venilda Romero.

Sin embargo, el Ejército informó que guarda prudencia sobre esta situación y que respeta el dolor de las familias de los uniformados muertos, y aseguró que no existen lugares “de castigo” a los que sean trasladados militares por algún hecho.

Aunque en un comunicado emitido por el Ejército se precisó que la patrulla suministraba seguridad a los ingenieros militares que coordinan labores de mantenimiento de vías, la madre afirmó desde Montería que los soldados campesinos fueron castigados por sus superiores después de que en el batallón José Antonio Galán, en Socorro (Santander), se reportó la pérdida de plata de un superior.

“Mi hijo me dijo varias veces que estaban castigados por la pérdida de ese dinero y la explosión accidental de una granada. Por esas razones fueron enviados a Chitagá y él me decía que esa región era muy peligrosa. El 21 de mayo pasado me contó que seguían castigados en esa zona”, contó Romero.

La mamá del militar de 19 años dijo estar dispuesta a acudir a todas las instancias posibles para demostrar que dice la verdad y, según ella, evitar que envíen soldados inexpertos a regiones con presencia de diferentes grupos armados ilegales.

“Fui a la Quinta Brigada, en Bucaramanga, y no me dieron información. Los soldados heridos están negando lo del castigo, y yo no estoy loca. Si tengo que ir gateando hasta Bogotá para que me escuche el Presidente de la República, lo haré”, añadió.

En un comunicado publicado en su página web, el Eln se adjudicó este lunes la autoría del ataque e informó que tiene secuestrado al cabo tercero Fabián Huertas, de 22 años.

Aseguró que dio un trato “digno” a los heridos y que el militar es un “prisionero de guerra” que permanece “sin ninguna novedad”.

La guerrilla reiteró que “es urgente un cese bilateral del fuego porque ello alivia la difícil situación que vive la población en en medio del conflicto”.

El Eln ha insistido en emprender diálogos con el Gobierno, pero el presidente Juan Manuel Santos le ha exigido liberar a todos los secuestrados que tiene en su poder, incluyendo al canadiense Jernoc Wobertes, plagiado en enero pasado.

‘Si quieren la paz, que liberen al cabo Huertas’

El vicepresidente Angelino Garzón se refirió este lunes, por medio de su cuenta de Twitter, al secuestro del cabo Fabián Huertas.

“Si realmente quiere la paz, lo mejor que puede hacer el Eln es dejarlo en libertad de manera inmediata”, aseguró el vicepresidente Garzón.

Aidé Huertas, madre del uniformado, inició ayer una peregrinación en Neiva para exigir la liberación de su hijo.

EL TIEMPO