Archivo

'Así me intentaron atracar cuando conducía' / Reportera ciudadana

notitle
24 de mayo 2013 , 06:58 p.m.

Pensaba que en Bogotá era más seguro andar en carro que en cualquier otro medio. Pero en menos de dos meses esa idea desapareció, pues –en ese mismo lapso de tiempo– fui víctima de dos intentos de robo. El primero fue en la Caracas con 53, cuando un señor se colgó de los espejos retrovisores.

El segundo episodio ocurrió esta semana. A las 8:30 p.m. me dirigía hacia el norte por la Autopista y procedí a hacer la oreja en la calle 134 con el objetivo de coger esta vía al occidente.

Apenas subí a la ‘oreja’, sentí un estruendo en la ventanilla del copiloto. Miré y el vidrio estaba destrozado, pegado a la película de seguridad. Solo podía ver a una persona pegándole muy fuerte a la ventana y vidrios volando por todo el carro. El ruido era aterrador. La película de seguridad me dio tiempo de reaccionar.

Miré que en el carril izquierdo no había carros y pude salir sin que el ladrón pudiera terminar su tarea. Sin embargo, cuando pude salir hacia el otro carril, me di cuenta de que el ladrón no estaba solo: un cómplice se me atravesó intentando que me detuviera. La sangre me hervía y estuve dispuesta a todo, menos a parar.

Una vez más pude evitar que me robaran. Hoy he llegado a una conclusión: las películas de seguridad y guardar espacio prudente con el carro de adelante funcionan para salvarse en estos casos. Para mí lo más “seguro” era andar en carro en una ciudad que tiene fama de insegura: inseguro montar en TransMilenio, inseguro coger un taxi en la calle, inseguro hablar por celular... En medio de tanta inseguridad, estoy segura de que somos más los buenos que los malos. Solo falta demostrarlo, porque en los 2 casos estuve rodeada de gente que solo miraba lo que pasaba.

REPORTERA CIUDADANA