Archivo

'Las limusinas Hummer son para todo el mundo'

Édgar hace dos años tuvo como idea de negocio las limusinas Hummer, únicas en el país.

notitle
24 de mayo 2013 , 04:57 p.m.

“Yo había visto pequeñitas, pero no una tan grande como esa”, señaló un transeúnte mientras observaba con asombro unas de las limusinas Hummer de las que es dueño Édgar Abu Shihab, vecino de Prado Veraniego que tuvo una idea diferente de negocio, única en el país.

De la mano de su esposa, y gracias al amor por los carros, decidió hace dos años traer a Colombia una novedosa forma de transportarse: una limusina particular que, acompañada de música, luces y hasta humo, se convierte en toda una discoteca sobre ruedas. “Nuestra idea es hacerle entender a la gente que esto no es solo un servicio para gente adinerada, al contrario es algo a lo que puede acceder todo el mundo”, aseguró Édgar.

Y aunque por el momento solo tienen dos, son suficientes para llamar la atención de la gente en la calle, quienes detienen su camino para tomar una foto de estos particulares carros que miden 10 metros cada uno.

“El éxito para saberlas conducir está en las curvas de las calles, saber medir el espacio para no golpearse con nada; para algunos conductores ha sido una odisea”, explica Diego, empleado de la empresa, que conduce una de ellas.

Pero no solo su largo y altura las diferencia de las clásicas limusinas, sino su capacidad, pues pueden viajar hasta 20 personas.“Con mi esposa hemos tratado de agregarle cosas para que la gente pueda tener más posibilidades”, señala Édgar, pues aunque los diseños de los carros vienen así, han tratado de darle un valor agregado al servicio, como las fiestas infantiles, donde al recorrido se le suma un paquete con refrigerio, pitos, decoración y postres.

Cada carro está dotado con diferentes luces, cámara de humo (ideal para cuando las quinceañeras se van a bajar), efecto láser, piso en acrílico iluminado, sonido, bar con vasos y uno de los que más llama la atención, el karaoke, que es manejado por el propio pasajero. “Las mujeres que hacen despedidas de soltera les gusta mucho irse cantando”, comenta Diego.

La celebración de quince años, matrimonios, graduaciones, fiestas infantiles o paseos, todas son válidas para las limusinas Hummer, que desde setecientos mil pesos se pueden contratar por hora; precio que incluye el recorrido más una botella de champagne.

Un negocio de familia que en la actualidad cuenta con cinco colaboradores, un taller propio y dos limusinas (próximamente esperan adquirir una limusina negra), que no dejan de ser una forma novedosa de trasladarse y que da la oportunidad de hacerlo de una forma divertida; definitivamente una idea ‘ambulante’.

DAIHANA GONZÁLEZ RESTREPO
REDACCIÓN MI ZONA