Archivo

Maridos en alquiler / Opinión

23 de mayo 2013 , 07:03 p.m.

Como la frase del título suene bastante sugestiva, supongo que a estas alturas más de una mente volátil estará imaginándose lo útil que puede resultar un servicio como este, pues es obvio pensar que si alguien se ve en la necesidad de alquilar un marido, lo más probable es que sea para aquellos deberes que el propio no está atendiendo a cabalidad.

Y el abanico de deberes desatendidos puede ser bastante amplio. Desde llevar flores, celebrar aniversarios o acompañar a ciertos lugares que suelen ser aburridos para el sexo masculino hasta aquellos que por pertenecer a la intimidad de la alcoba me abstengo de nombrar.

Puede haber otras motivaciones, más improbables claro está, como despertar la envidia del vecindario, pasar un buen rato sin compromiso o darle celos al ex.

La buena noticia es que los maridos en alquiler no son un sueño ni una fantasía y gracias al ingenio paisa ya se consiguen en Colombia, más exactamente en la ciudad de Medellín. La mala noticia, para algunas, es que la finalidad de estos es atender emergencias domésticas y todo tipo de reparaciones locativas. Lo cual no es del todo una mala noticia. O si no, que levante la mano la mujer que no haya padecido meses enteros rogándole al esposo que arregle una llave que gotea, o cambie una conexión eléctrica que está a punto de hacer corto.


MARÍA ISABEL BARRAGÁN
Periodista; mercurioagencia@yahoo.com