Archivo

'El pueblo colombiano debe trabajar por la paz': Cardenal Boutros Raï

El patriarca maronita llegó al país en una visita pastoral de tres días.

notitle
17 de mayo 2013 , 07:49 p.m.

Con un claro mensaje al Gobierno y a los colombianos de trabajar por alcanzar la paz, llegó el viernes al país el máximo líder de la Iglesia católica de Oriente, el patriarca maronita, cardenal Bechara Boutros Raï.

Su beatitud vino en una visita pastoral de tres días, enmarcada en una ‘gira espiritual’ que inició hace más de un mes por varios países de América Latina (el más reciente fue Costa Rica) a fin de estrechar lazos con la comunidad libanesa católica maronita en la región.

“La paz es una gracia y una bendición, y es responsabilidad del pueblo colombiano trabajar por ella... No hay paz sin justicia, desarrollo social, político y humano”, dijo a su llegada.

Recalcó que la paz no debe entenderse solo como un proceso, sino como un trabajo integral de reflexión humana, “donde seamos capaces de descubrir nuestra riqueza interior y entender que podemos enriquecer a otros y ellos a nosotros”.

El patriarca maronita también se refirió a la canonización de la madre Laura Montoya. “Es una alegría para mí que Colombia tenga su primera santa, Dios está mirando a este país… Esto significa que hubo una persona que entendió ese proceso de crecimiento espiritual integral. Es un ejemplo claro de que puede existir la paz en Colombia”, indicó y añadió que por intercesión de la santa el país irá por el camino de la paz.

Su beatitud, quien reside en Líbano –una nación caracterizada por la diversidad de religiones–, y ha sido testigo del conflicto en su vecino país Siria, lamentó que allí, y en muchos otros lugares del mundo, no se hable de paz sino de guerra. “Solo la unidad del pueblo puede acabar con el conflicto”, indicó.

Bechara Boutros Raï es el patriarca de la Iglesia de Antioquía y de todo el Oriente de los maronitas, que tiene su sede principal en Líbano y congrega a más de seis millones de católicos en el mundo.

Los maronitas son una Iglesia católica oriental en comunión con la Iglesia católica universal, en cabeza del papa.

Puente entre religiones

El papa Francisco le pidió recientemente al patriarca maronita velar por los diálogos entre cristianos y musulmanes. Él, un católico metido en la realidad de Oriente próximo, se ha propuesto crear un ambiente de tolerancia y fraternidad entre las distintas confesiones religiosas. Los maronitas católicos de Oriente Próximo se congregan especialmente en Líbano, Siria y Chipre.

“La labor de los maronitas puede entenderse como el puente cristiano entre Oriente y Occidente –explicó el padre Luis Manuel Alí, párroco de Nuestra Señora del Líbano, de rito maronita católico–. Los maronitas son árabes y tienen la cultura musulmana, por lo que son un elemento de unidad de todas esas facciones religiosas orientales, como los chiíes y los suníes”.

La espiritualidad maronita se caracteriza por su hospitalidad y solidaridad. Sus ritos litúrgicos son en Arameo, el idioma de Jesús, y los cantos, en árabe.

Su beatitud, además de dar un mensaje de paz y esperanza al país en agradecimiento a la recepción que ha hecho, en estos 133 años, a los migrantes libaneses (lo hará hoy en la iglesia de Cristo Rey, de Bogotá) se reunirá con los más de 500.000 miembros de la colonia colombo–libanesa, –según el padre Alí– cuya presencia es muy fuerte en Barranquilla, Cartagena, Cali, Medellín, Neiva, Ocaña y Cúcuta. Se estima que unas 3.000 personas de esta comunidad son maronitas.

“Desde 2008 funciona en el país la primera parroquia maronita Nuestra Señora del Líbano. Él quiere darle un espaldarazo a la actividad religiosa que esta realiza y que por primera vez tendrá cerca a su líder espiritual”, añadió el padre Alí. Este acto contará con la presencia del cardenal Rubén Salazar.

Se reunirá con Santos

Es patriarca desde marzo de 2011

Su beatitud, ordenado cardenal por el papa emérito Benedicto XVI, en el 2012, se reunirá además con el presidente Santos y con el cardenal Rubén Salazar, entre otros.

El sínodo de la Iglesia maronita lo eligió nuevo patriarca el 15 de marzo de 2011.

Tras su elección tomó el segundo nombre de Boutros (Pedro), como es tradicional en todos los patriarcas de Antioquía.
El nombre de maronita viene del santo monje cuyo nombre en siríaco era Marún y en griego, Marón.

REDACCIÓN EL TIEMPO