Archivo

Crece sospecha sobre adolescente aprehendido por homicidio de un niño

La madre del niño asesinado en Los Comuneros tenía problemas con posible homicida.

notitle
17 de mayo 2013 , 07:07 p.m.

Esmeralda Lagarda salió el viernes muy temprano de la funeraria Santa Cruz hacia la cárcel de Villavicencio, a cumplirle una dolorosa cita al padre de su hijo, un interno de ese penal.

Junto a ella, en una carroza de la funeraria, llevó el féretro blanco con su hijo de 4 años –el niño hallado muerto, desnudo y con las manos amarradas en una alberca, la noche el miércoles en el barrio Los Comuneros, de Villavicencio– para que su padre lo viera por última vez.

Al regresar de la cárcel, cargando el féretro del pequeño, habló en forma muy breve con Llano Sie7edías y les pidió a los villavicenses que “cuiden a sus hijos, que acaben con los ‘peganteros’ inhaladores de pegante bóxer– que los parques son para el juego de los niños, no para que llegue alguien y se los lleve, ayudemos a limpiar la ciudad de tanta podredumbre que tenemos...”.

Con sus palabras, Esmeralda hace referencia a las versiones y testimonios de algunos vecinos de Los Comuneros que vieron al niño la tarde del miércoles en el polideportivo del barrio con un joven de 15 años, conocido como ‘Camilo’, a quien los pobladores señalan de inhalar pegante y de consumir vicio.

Se trata del mismo adolescente aprehendido por la Policía Metropolitana como el principal sospechoso del asesinato del pequeño.

Al responder la pregunta de si conocía a ‘Camilo’, Esmeralda, entre lágrimas, no dudó en responder que sí. “Camilo’ es un ‘pegantero’ que se la pasa en el parque, que tenía problemas conmigo porque yo siempre lo sacaba de ahí, le decía que respetara a los niños, que se fuera, por eso me comenzó a coger rabia, pero nunca me imaginé que se podía desquitar con mi hijo; él se la pasaba con ‘Checho”, dice Esmeralda.

La mujer asegura trabajar en ventas ambulantes, puerta a puerta, vendiendo un gel, y ser la madre de otro menor de 13 años, que vive en Armenia (Quindío) con la abuela.

Precisamente, Esmeralda dejó de hablar cuando vio llegar a su mamá, se le lanzó a los pies y le ofreció perdón por lo ocurrido.

El principal sospechoso

Testimonios recopilados por la policía judicial en el área donde sucedieron los hechos señalan al menor de 15 años como el posible responsable del homicidio. El miércoles la Fiscalía solicitó la orden de aprehensión y el viernes, al cierre de esta edición, los jueces de menores estaban atentos a realizar la audiencia de formulación de imputación de cargos.

Llano Sie7edías estableció que el constructor de 25 años detenido la misma noche de los hechos fue individualizado por la Sijín como medida de prevención y dejado en libertad. Si es necesario en el proceso, lo vuelven a llamar.

REDACCIÓN LLANO 7 DÍAS