Archivo

Ella conoce a los jóvenes y sabe cómo escribirles

La estadounidense Tonya Hurley, creadora de 'Ghostgirl' y 'The Blessed', conjuga su experiencia como publicista con la escritura de libros para adolescentes.

17 de mayo 2013 , 03:55 p.m.

Tras el éxito de series de libros juveniles como Crepúsculo, Monster High y Ghostgirl (Chica fantasma), llega a Colombia la nueva serie The Blessed (La bendecida), que tendrá tres volúmenes.

Podría creerse que son fenómenos del mercado, diseñados por las editoriales para captar la atención de los adolescentes.

Pero Tonya Hurley, creadora de Ghostgirl y The Blessed, parece moverse en un territorio intermedio entre el conocimiento que tiene de los productos para jóvenes y el propósito de escribir historias que calen en sus vidas cotidianas. Ella habló con este diario acerca de cómo su trayectoria fue el origen de estas series de libros.

Usted quería hacer música y terminó cómo escritora, ¿cómo fue ese viraje?

Estudié escritura de guiones y realización de cine, después me mudé a Nueva York para hacer música y obtuve un trabajo como publicista musical en una disquera. Trabajé para Prince, Depeche Mode, The Cure, pero nunca dejé de escribir.

¿Escribía mientras trabajaba con marcas juveniles?

Trabajé para las gemelas Mary Kate y Ashley Olsen desde que tenían unos 5 años y durante 15 años. Construí su marca, muñecas, juegos de video y programas de televisión. Y ahí empecé Ghostgirl, que al principio fue un guion y después simplemente no podía dejar de escribir.

¿Cómo conjugó esos dos proyectos?

Lo hice precisamente porque quería alejarme de Hollywood. Veía a las jovencitas queriendo ser como las Olsen y a ellas queriendo ser como otras del espectáculo. Eran personas muy solitarias, y eso me hizo darme cuenta de cuánto se parece Hollywood al bachillerato, pues todos quieren ser notados, encajar y ser populares, lo que hace invisibles lo que son en realidad.

Ese es, en esencia, el argumento de ‘Ghostgirl’...

Claro, porque supe que ese tema era fundamental para muchos jóvenes de esa edad, que no saben quiénes son, que están solos y que buscan amor y atención.

¿Qué es lo que más le gusta de ‘Ghostgirl’?

Me gusta la determinación de los personajes, y aunque quiero que mis lectores disfruten de la historia, también desearía que caminaran al lado de ese sentido de perseverancia, de no detenerse, de creer e ir detrás de lo que quieren.

¿Por qué hace tanto énfasis en la fe en sí mismo?

Es un tema que se necesita en esa edad, hay que tener algo en qué creer, y mis libros subrayan que no se necesita de nadie para vivir feliz ni para salvarse, sino que uno mismo puede hacerlo. Y, por supuesto, las sagas juveniles son de temas universales, que les inquietan especialmente a los jóvenes, pero que a todos, en cualquier edad, nos pueden tocar.

En ‘The Blessed’ se alude a santas católicas, ¿por qué?

Crecí como católica, pero no soy de rituales. Estas santas aparecen allí porque fui a México y me inspiró esa tradición en la que los santos tienen mucho de sobrenatural y de paranormal. Las historias de Agnes (mártir), Cecilia (patrona de la música) y Lucy (patrona de la vista) cuentan cómo eran inamovibles en lo que creían y cómo estaban dispuestas a morir por ello. Entonces pensé: ‘¿Por qué no tomar estas leyendas y modernizarlas?’. Además, hay mucha gente escribiendo sobre demonios y diablos, ¿por qué no escribir sobre santos y hacer de ellos superhéroes, con sus superpoderes, que, según las historias, los tenían?

¿Qué le dejó el vínculo de su familia con el espectáculo?

Mi hermana gemela está casada con uno de los creadores de Depeche Mode, que ahora está en Erasure, y mi esposo es el gerente de una empresa de entretenimiento. Aun así, todos son muy aterrizados, hacen buena música, van de gira y luego nos reunimos a hablar de cualquier cosa en casa. Mientras tanto, yo paso mi tiempo sola, escribiendo, en mi ático, que es mi oficina, y cuidando de mi hija de nueve años, que me ha nutrido con sus luchas para estos libros.

Se ha calificado a estos libros como fórmula de moda para adolescentes. ¿Qué opina?

Si hubiera una fórmula, quisiera saberla, pues sería billonaria, pero creo que si no se tiene una buena historia, no va a haber conexión con el público. Además, esto no fue una operación de mercadeo, no empezó con muñecos de Mattel, como Monster High. Soy una escritora y me lo tomo en serio.

Melissa Serrato Ramírez
Cultura y Entretenimiento